Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El libro Buen gobierno de las Fundaciones pone en valor a estas instituciones como forma de colaboración con la sociedad

Iberdrola ha presentado este martes, 2 de febrero, en el Claustro de los Jerónimos del Museo Nacional del Prado, en Madrid, el libro 'Buen gobierno de las Fundaciones' que tiene como objetivo poner de manifiesto la importancia de las estas instituciones como forma de colaboración de la sociedad civil en la consecución de fines de interés general desde el punto de vista jurídico.
En la presentación de la obra, publicada por Iberdrola a través de su Fundación en España y en colaboración con Wolters Kluwer-La Ley, han participado el presidente de la Fundación Iberdrola España, Manuel Marín; el magistrado del Tribunal Constitucional, Manuel Aragón; y la catedrática de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia, Adela Cortina.
El libro, coordinado por el director de los Servicios Jurídicos de Iberdrola y vicesecretario del Consejo de Administración de la compañía, Santiago Martínez Garrido, lleva a cabo un análisis riguroso y completo de las diversas facetas que concurren en las fundaciones.
Así, aborda, entre otros temas, el estudio de la propia naturaleza jurídica de las fundaciones, en muchas ocasiones reconocida en los propios textos constitucionales como el ejercicio de un auténtico derecho fundamental, el derecho de fundación; de la distribución de competencias entre el Estado y otros entes territoriales en esta materia; de la necesidad de proyectar, en el gobierno de las fundaciones, las pautas del "buen gobierno corporativo"; de la forma y significado del protectorado público sobre las fundaciones; la organización interna de las mismas, en las que ocupa un lugar central el patronato; el régimen de responsabilidad civil y penal de fundaciones, patronos y directivos.
El análisis, elaborado por prestigiosos especialistas nacionales y extranjeros, no queda circunscrito solo a España, sino que se extiende también a otros países en los que el Grupo Iberdrola desarrolla su actividad (Reino Unido, Estados Unidos, Brasil).
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, explica --como recoge la obra-- que "constituye una satisfacción" presentar este libro "que se enmarca en el compromiso de Iberdrola con las mejores prácticas en esta materia y en la creciente importancia de estas entidades para nuestra sociedad".
"Desde Iberdrola, queremos trasladar a todos los agentes implicados la necesidad de proyectar los principios generales del buen gobierno -transparencia, control y responsabilidad- a las fundaciones. Nuestra experiencia nos permite afirmar, sin ninguna duda, que ello redunda en una mayor legitimidad y eficacia de estas entidades", añade.
FUNDACIONES DEL GRUPO
El Grupo Iberdrola cuenta con una fundación en cada uno de sus países estratégicos: España, Reino Unido, Estados Unidos de América, México y Brasil. Cada una de ellas desarrolla actividades de responsabilidad social corporativa (RSC) por encargo del Consejo de Administración de su sociedad matriz, pero conforme a un Plan director común.
En concreto, el Plan Director 2015-2019 refleja la apuesta de Iberdrola por la RSC, impulsado acciones muy relevantes en los ámbitos de la formación y la investigación; la biodiversidad; el arte y la cultura; y la cooperación y la solidaridad. El objetivo final es contribuir al desarrollo sostenbile de los países en los que opera la compañía, situando siempre a la persona en el centro de las actuaciones.
Para asegurar la colaboración entre las distintas fundaciones, Iberdrola cuenta con un Comité de Fundaciones, que es el encargado de coordinar las diferentes actuaciones respetando las singularidades de cada país.