Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El secretario del C9 Vaticano prevé concluir este año la "descentralización" y "simplificación" de la Curia

El secretario del grupo de cardenales que asesoran al Papa Francisco en la reforma de la Curia romana, el conocido como 'C9 Vaticano', Marcello Semeraro, ha augurado que la reforma impulsada por el Papa Francisco, que se centra en la descentralización y simplificación de la Curia a través de la creación de dos únicos dicasterios --laicos, familia y vida, y justicia, paz e inmigración-- estará concluida antes de que finalice este año 2016.
"En las próximas dos sesiones del Consejo pienso que lo terminaremos y después el Papa decidirá cómo articularlo y podrá pedir el parecer de expertos, de canonistas, de teólogos", ha explicado Semeraro en una entrevista con Europa Press, con motivo de su visita a Madrid para presentar el libro 'Las obras de misericordia del Papa Francisco' (Romana Editorial).
Concretamente, ha explicado que son tres los objetivos de unificar los dicasterios actuales en sólo dos: la simplificación, la coordinación y la descentralización. Sobre esta última, Semeraro ha destacado el papel de las diócesis y ha puesto el ejemplo del dicasterio sobre la salud que existe actualmente.
"Obviamente el tema es importante pero ¿hasta el punto de tener un dicasterio? La salud es una cosa que es mejor que se trate en la diócesis que un cardenal desde Roma. Esta es la descentralización, ir del centro a las periferias", ha explicado.
Acerca de la simplificación, ha señalado que el hecho de que existan dos departamentos en lugar de doce facilita la comunicación entre el Pontífice y los jefes de dichos consejos. "Si hay realidades que están funcionando autónomamente y que pueden ir juntas, que empiecen a trabajar armónicamente", ha subrayado.
Así, ha destacado la conexión que existe, por ejemplo, entre la inmigración y la justicia --que ahora formarán parte de un mismo dicasterio--. "La emergencia de la inmigración es un problema que tiene que ver con la justicia y con la paz. Estas personas no emigran por turismo sino porque son refugiados o están perseguidos", ha enfatizado.
No obstante, ha precisado que la crisis de los refugiados no es algo que tenga que ver con el Consejo de los nueve cardenales, pero ha destacado cómo apoyaron al Papa para terminar unos días antes la última reunión del C9 de abril con el fin de que pudiera viajar a la isla griega de Lesbos, de donde se trajo consigo a tres familias de refugiados.
En todo caso, además de la tarea de proyectar una reforma de la Curia romana que, según Semeraro podría calificarse como una reforma de la misericordia, el C9 Vaticano tiene también otro deber más permanente que es el de aconsejar al Papa en el gobierno de la Iglesia. En este sentido, Semeraro ha recordado el apoyo que ofrecieron a Francisco con la protección de los menores frente a los abusos.
Por otro lado, sobre el papel de los nuncios apostólicos, uno de los temas abordados en la última reunión del C9 Vaticano, Semeraro ha puesto de relieve su importante papel no sólo diplomático, de relación con los gobiernos, sino también con los obispos de cada país y en organismos internacionales como la ONU, para representar el pensamiento de la Santa Sede, como la defensa de la paz.