Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CCOO considera que el acuerdo contra la violencia de género está "lejos" de considerarse un Pacto de Estado

La secretaria de Mujeres e Igualdad de Comisiones Obreras (CCOO), Elena Blasco, ha afirmado después de conocer las medidas contenidas en el Pacto de Estado contra la violencia de género suscrito por los grupos parlamentarios que, aunque "mejora sustancialmente" el primer documento del Gobierno, el texto definitivo está "lejos" de considerarse un Pacto de Estado porque, en su opinión, "no contiene" medidas concretas, periodicidad aplicativa y recursos humanos, económicos y materiales "acordes a la dimensión del problema".
Por ello, considera que las medidas contenidas en el Pacto son "insuficientes", especialmente las que se refieren al ámbito laboral, por son "recomendaciones generales" y "no medidas concretas", que, a su juicio, resultan "insuficientes" para la protección de las víctimas.
Sin embargo, el sindicato valora algunas medidas como un "avance", como la posibilidad de que las mujeres afectadas puedan acceder a la protección antes de la denuncia, o que se extienda la condición de la víctima a otras formas de violencia de género, como contempla el convenio de Estambul.
"El Pacto finalmente alcanzado prescinde de las aportaciones del movimiento sindical, y más concretamente de CCOO, sobre garantías de los derechos laborales, protección social y mejoras en la creación de empleo para las mujeres víctimas de violencia de género y sus familias", ha criticado Blasco.
En la misma línea, ha subrayado que un "auténtico" Pacto de Estado demanda prioridades, recursos y consensos "a la altura" de la magnitud de la violencia que se está ejerciendo contra las mujeres, para conseguir una "atención integral" a las víctimas, prevenir y sensibilizar a "toda" la sociedad, y "atajar" sus causas.
Para Blasco, la violencia de género es el resultado "extremo" y "más dramático" de la discriminación y de las "desigualdades estructurales" entre hombre y mujeres, "agravadas en los últimos años de crisis" como consecuencia de "las reformas y recortes efectuados por el Gobierno".
Por último, ha exigido la participación del movimiento sindical y de las organizaciones del movimiento feminista en el "seguimiento y evaluación" del Pacto de Estado, porque, en su opinión, "sólo" reforzando el territorio del "consenso y la propuesta" se puede acabar con esta lacra social.