Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEAPA alerta de que el resto de autonomías copiarán el calendario escolar de Cantabria

Piden a los profesores que no manden deberes a los alumnos este verano y respeten su descanso
La Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha alertado de que el cambio de calendario escolar en Cantabria "ha corrido como la pólvora" por el resto de comunidades autónomas y teme que el curso que vienen se sumen a esta iniciativa, que, a su juicio, sólo responde a "motivaciones laborales" del profesorado y no pedagógicas.
En una rueda de prensa para valorar el curso académico 2015-2016, que acaba dentro de 15 días en la mayoría de las comunidades, el presidente de esta organización de padres mayoritaria en la enseñanza pública, Jesús Salido, ha lamentado que el acuerdo "unilateral" del Ejecutivo cántabro con los sindicatos será imitado en otros sitios, como ocurrió en su día con la jornada continua, que, según ha dicho, ha supuesto el "mayor ataque a la educación pública".
"Lo de Cantabria es un revulsivo para el resto de autonomías", ha aseverado Salido, para añadir que hasta ahora sólo había habido un intento similar en Asturias por parte de los sindicatos, pero que no salió adelante por la presión del resto de la comunidad educativa, principalmente de las organizaciones de padres.
A este respecto, la vicepresidenta de CEAPA, Elena González, ha afirmado que "pedagógicamente no está demostrado que el calendario aprobado por Cantabria sea mejor para el alumno" y ha añadido que antes habría que hablar de "tiempos escolares", de los 175 días lectivos que en principio eran un mínimo y se han convertido en un máximo en todas las comunidades autónomas.
Para el presidente de esta organización de padres, una semana de vacaciones cada dos meses no responde una necesidad pedagógica, "máxime cuando durante esos días a los niños se les va a cargar de deberes para que se los lleve a casa". "El descanso, no va a ser para los niños", ha apostillado.
Salido ha dicho que el paso de tres evaluaciones a cuatro, tal y como están configuradas en la mayoría de los centros, que "sólo sirven para ver quien aprueba o suspende", tampoco va a beneficiar al alumado, que va a tener que hacer "más exámenes".
Una posibilidad para el presidente de CEAPA es "aumentar los días lectivos", pues los contenidos curriculares son "tan extensos" que no da tiempo a impartirlos, o que se produzca un cambio en la metodología de enseñanza de manera que se enseñe por competencias y se establezca una evaluación continua.
Durante la rueda de prensa, los responsables de CEAPA han anunciado el lanzamiento este jueves de una campaña en las redes sociales contra los deberes, con motivo del inminente comienzo de las vacaciones escolares, para que los profesores no manden tareas "extracurriculares" a sus alumnos y respeten su descanso en verano.
Según han explicado, esta iniciativa contará con varios lemas, aunque sólo han enunciado uno de ellos --'Se puede educar de otra manera. Se debe educar de otra manera'-- y cuyo objetivo, según han indicado, es intensificar esta reivindicación también el curso que viene porque "va en contra de la igualdad de oportunidades" de los alumnos.
LOS DEBERES, "UN TEMA SOCIAL"
"El tema de los deberes es un debate social. No llegan muchísimas quejas de las familias por los problemas que les genera. Además, las vacaciones de verano deben ser tiempo libre y de ocio para toda la comunidad educativa y no sólo para una parte de ella", ha dicho Salido, que ha advertido de la "penalización" que sufren los alumnos que no completan estas tareas.
En su batalla contra los deberes, CEAPA ha registrado una solicitud de información en el Ministerio de Educación sobre la obligatoriedad de la realización de actividades curriculares fuera del horario escolar por los alumnos y en la que apela a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención de los Derechos del Niño, tratados europeos, la Carta de derechos fundamentales de la UE o la Constitución Española.
"Los centros de enseñanza no pueden exigir ninguna tarea más allá del horario escolar y fuera de las horas lectivas, puesto que la competencia que la ley les reconoce respecto al derecho a la educación infantil y juvenil finaliza en el mismo momento en el que se cumple la estancia en el centro educativo", concluye este documento dirigido al "futuro ministro de Educación".