Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CEAR denuncia "el limbo" en que se encuentran miles de afganos en los campamentos de refugiados al norte de Grecia

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha denunciado este lunes la precaria situación en que se encuentran miles de personas mayores y menores de edad tanto en los campamentos improvisados que persisten en los alrededores de Idomeni como en el centro de acogida del gobierno griego en la zona, donde miles de afganos se encuentran "en un limbo" porque su nacionalidad está excluida del programa europeo de reubicación.
Lo explica en declaraciones a Europa Press la coordinadora de Incidencia de CEAR, Nuria Díaz, que ha viajado junto a la responsable del Servicio Jurídico de la organización, Paloma Favieres, a los campamentos improvisados en El Pireo (puerto de Atenas) y en las gasolineras de BP, Eko y Hara, en la zona de Tesalónica, así como el centro de acogida oficial de Sindo.
"En este centro pudimos constatar que no se cumplen los estándares mínimos de la Directiva de Acogida de la Unión Europea, los refugiados se encuentran en una situación terrible, no podemos decir que sea digno y lo más preocupante es la falta de acceso a información legal y al procedimiento de asilo para aquellas personas que son susceptibles de recibir protección internacional y que podrían acceder al proceso de reubicación", apunta Díaz.
Según detalla, "hay lagunas en todos los aspectos" porque las condiciones dentro y fuera de ese centro "son muy precarias, sin acceso a servicios básicos", pero el legal "es fundamental porque es el pilar para poder acceder a otros derechos". Dice que el servicio de Skype habilitado para poder preinscribirse y conseguir una cita para tramitar el asilo no funciona y cuando lo hace, "colapsa" en seguida porque sólo se activa dos horas al día y la demanda es muy elevada.
En el caso de los afganos, Díaz señala que la situación es especialmente dramática porque "no tienen más remedio que pedir asilo en Grecia". La Unión Europea dejó a esta y otras nacionalidades fuera del proceso de reubicación porque su porcentaje medio de admisión a trámite de solicitudes de asilo no supera el 75 por ciento.
"Esperamos que se revise su situación porque hay personas que son susceptibles de recibir protección que deben ser consideradas refugiadas. No se tienen que aplicar criterios que lo que hacen es discriminar por nacionalidad y dejar fuera a personas que podrían ser reubicadas. Estamos hablando de miles de personas", sentencia.
Para Díaz, quienes malviven hoy en campamentos improvisados u oficiales "que no cumplen los estándares mínimo" no pueden seguir en esa situación. "Hay una labor muy importante que hacer por parte del Gobierno griego y la Unión Europea para que estas personas puedan tener acceso a servicios básicos y una acogida digna", denuncia.