Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sindicato de policía CEP pide a la Delegada del Gobierno de Cataluña el cese del jefe superior de Policía en la CCAA

Lamenta el contexto de abandono de la institución en la comunidad catalana
La Confederación Española de Policía (CEP) --sindicato de la Policía Nacional-- ha solicitado a la delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos Luna, el cese del jefe superior de Policía en la comunidad, Sebastián Trapote, y de su 'número dos' y jefe regional de Operaciones, Isidoro Fidalgo, por no respetar la labor sindical y por el "abandono de las plantillas".
El sindicato policial les ha demandado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por vulnerar un derecho fundamental derivado de "la negativa de ambos mandos policiales a respetar y acatar lo dispuesto en la normativa interna sobre la celebración de reuniones trimestrales con los sindicatos de la Jefatura Superior".
En un comunicado, la CEP ha explicado que "no se trata de un acto simple, sino de un comportamiento deliberado que, pese a ser conscientes de que no se ajusta a la norma, se mantiene en el tiempo de una forma injustificada".
La confederación ha asegurado que ambos responsables policiales "se empeñan en poner trabas y en no alcanzar acuerdo alguno con los representantes de los policías nacionales", y ha lamentado el contexto de abandono de la institución en Cataluña.
Ha advertido de una sensación que "ya ha calado entre todas las categorías profesionales logrando que Cataluña no sea una plantilla en la que los policías nacionales puedan asentarse unos años sino un destino de paso con un elevado índice de volatilidad en el tiempo que permanecen en ella los agentes".
La confederación ha alertado de que la situación es "especialmente preocupante" en las plantillas de las provincias de Girona y Lleida, con porcentajes de ocupación de plazas que están 11 y 12 puntos, respectivamente, por debajo de la media nacional.