Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CERMI pide a la DGT una reforma para que se sancione aparcar en reservado a discapacitados en centros comerciales

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha pedido a la Dirección General de Tráfico (DGT) una reforma normativa para corregir el vacío legal que permite que quede sin sanción el aparcar en plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida en espacios de titularidad privada pero de uso público, como los centros comerciales.
Así lo ha puesto de manifiesto el CERMI en una carta enviada al organismo y que han acompañado de un informe en el que se estudia la situación creada tras una reciente sentencia de un juzgado de lo contencioso-administrativo de Barcelona, en materia de tráfico. La decisión judicial revela un vacío legal que, según la organización, "puede perjudicar gravemente a las personas con discapacidad y a su derecho a usar aparcamientos reservados".
En concreto, la sentencia se refiere a la validez de una sanción impuesta por el Ayuntamiento de Terrasa ante el estacionamiento de un vehículo en una zona reservada a personas con discapacidad de un centro comercial, sin que el usuario tuviera un título habilitante para hacerlo.
Esta sanción fue recurrida y el fallo judicial, pese a que reconoce la prohibición de aparcar en plazas reservadas, explica que las corporaciones locales no tienen potestad legal para sancionar a los conductores que empleen de forma incorrecta las plazas de aparcamiento reservadas que no estén en espacios de titularidad pública.
Para acabar con esta situación, el CERMI pide a la DGT que inicie los trabajos técnicos de análisis sobre esta problemática y se elabore consecuentemente una propuesta normativa para que pueda ser aprobada por el próximo Gobierno, para lo que realiza una serie de propuestas de modificaciones de la normativa actual, encaminadas a que este tipo de prácticas puedan ser sancionadas por los ayuntamientos, independientemente de que no se lleven a cabo en espacios de titularidad pública.