Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CIE de Barcelona cumplirá las mejoras que exigen los jueces en función del presupuesto

Jorge Fernández asegura que "la transparencia es total y absoluta" en estos centros
El ministro del Interior, Jorge Fernández, ha afirmado este lunes que el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona cumplirá las mejoras exigidas por los jueces de control, pero "en la medida de las posibilidades presupuestarias".
En declaraciones a los medios en la toma de posesión de los cinco nuevos comisarios principales en Catalunya, ha asegurado que "lo que deciden las autoridades judiciales se cumple" y que acometerán reformas en la medida de lo posible.
Los jueces reclaman que se retiren las mamparas que separan a los internos y sus visitantes, que se instalen WC en todos los dormitorios, que se reforme el sistema para regular la temperatura del agua de las duchas y que se les trasladen todos los partes médicos, entre otras mejoras.
Fernández ha recordado que el reglamento que regulará los CIE está pendiente de aprobarse como Real Decreto en Consejo de Ministros después de que haya un dictamen del Consejo de Estado, y supondrá "numerosas reformas", además de un cambio de denominación a Centro de Estancia Controlada de Extranjeros (CECE).
Ha sentenciado que en estos centros "la transparencia es total y absoluta" ya que cada año reciben numerosas visitas de autoridades; la última, la de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, al centro de Barcelona la semana pasada.
18% MENOS DE INTERNOS
Ha explicado que en el CIE de Zona Franca cayó un 18% la cifra de internos en 2013 respecto a 2012: de 1.933 en 2012 a 1.584 el pasado año, de los que más de un 56% tenía antecedentes policiales y judiciales (894).
Se expulsó de este CIE a 744 internos en 2013; el promedio de estancia fue de 26,34 días --la ley dictamina como máximo 60-- y la ocupación media fue del 55%, por lo que ha negado que haya "hacinamiento".