Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Concluye la protesta del grupo de inmigrantes en el CIE de Madrid

La treintena de internos del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche en Madrid que permanecían amotinados desde hacía 11 horas en la azotea del edificio han aceptado abandonar la protesta, según Igancio Cosidó, Director General de la Policía Nacional. Los inmigrantes, llegados de forma irregular al país, que exigían "libertad" aceptaron bajar de la azotea tras una breve negociación explicó Cosidó que aclaró que no hay heridos y que la actitud de los inmigrantes fue siempre "pacífica".

El motín se inició sobre las nueve de la noche en las instalaciones de este centro ubicado en la Avenida de los Poblados, en el barrio de Aluche, al sur de la capital, en la parcela que antes ocupaba la desaparecida cárcel de Carabanchel. Medio centenar de internos comenzaron a destrozar el mobiliario y lanzar objetos.
Una treintena de ellos ha logrado encaramarse hasta la azotea del edificio, donde llevan desde anoche. El portavoz policial ha precisado que los inmigrantes no tienen armas y que no se han registrado heridos ni altercados. Sin embargo, no ha precisado si ha comenzado algún tipo de acción o negociación para resolver la situación.
En la zona se han desplegado agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional, así como de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos como antidisturbios. También varias dotaciones de bomberos y unidades del SAMUR. Los agentes han acordonado la zona y mantienen rodeada la zona en un dispositivo preventivo de seguridad.
Algunos simpatizantes ed Podemos se han congregado a las puertas del centro para apoyar las reivindicaciones de los internos.
EL ANTECEDENTE DE MURCIA
Un motín similar se vivió recientemente en el CIE de Sangonera la Verde (Murcia) cuando un total de 67 inmigrantes se fugaron del mismo la noche del pasado 5 de octubre.
Uno de los inmigrantes fingió estar enfermo y cuando los agentes que custodiaban las instalaciones dieron acceso a la ambulancia que iba a atenderlo, los internos protagonizaron el motín.
Los internos agredieron a cinco agentes con extintores y cuchillos que obtuvieron porque consiguieron entrar a la cocina del Centro. Los policías resultaron heridos con policontusiones, aunque ninguno de ellos resultó herido en estado grave.
FUGAS EN EL CIE
El CIE de Aluche ha vivido varias fugas de internos, la más reciente el pasado mes de agosto, cuando 17 personas se escaparon la pasada semana en la mayor fuga en esta pseudoprisión para indocumentados, con capacidad para 280 internos.
Los inmigrantes, diez de los cuales fueron detenidos de manera inmediata, lograron escapar del centro serrando los barrotes. Un método que también emplearon el pasado mes de mayo para huir del CIE otras cinco personas que cortaron las verjas con un serrucho.
En agosto de 2014, otro joven se escapó aprovechando unas obras de mejora, trepó una tubería y superó el muro hasta la calle. Además, en abril de 2012, tres las personas intentaron fugarse y una lo consiguió, tras superar el perímetro y echar a correr.
También en febrero de 2011 siete personas huyeron de las instalaciones tras serrar durante días los barrotes de la celda y descolgarse después con sábanas desde la ventana.
Los centros de internamiento son instalaciones no penitenciarias creadas a la luz de la Ley de Extranjería donde se retiene a los inmigrantes, ya sea por mera estancia irregular en España o por la comisión de algún delito, en tanto se tramita su expulsión del país.
Según datos de 2014 del Defensor del Pueblo, 7.340 personas fueron internadas en los centros y en el 47,54% de los casos no se llegó a ejecutar la expulsión, lo que ocurre cuando no se identifica el país del que procede el afectado, es de un Estado con el que España no tiene acuerdos de repatriación o la medida no se ajusta a derecho y el juez ordena la puesta en libertad.