Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CLeón.Ordenación de Atención Primaria baja la ratio de paciente por profesional de zonas urbanas y la aumenta en rurales

El consejero asegura que se mantendrá la frecuencia y la intensidad en la asistencia en zonas rurales
El Plan de Ordenación de Atención Primaria en Castilla y León bajará el cupo de tarjetas sanitarias por profesional en las zonas urbanas y las aumentará en las rurales, aunque se mantendrá la frecuencia y la intensidad de la asistencia en estas últimas, según ha asegurado este lunes el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.
El Plan supondrá cambiar de destino a 81 médicos y 46 enfermeros, decisión tomada después de que la Consejería de Sanidad haya realizado minuciosos estudios sobre diferentes variables en cada zona de salud.
Sáez Aguado ha recordado que el departamento que dirige ha dado "prioridad" a la atención sanitaria en el ámbito rural en los últimos años, con dotaciones de recursos materiales y humanos muy superiores comparativamente con los del medio urbano, pero ha explicado que la planificación actual de la Atención Primaria tiene algo más de 30 años, por lo que considera "lógico" y "razonable" actualizar, revisar y hacer algunas modificaciones.
En este sentido, ha insistido en que la asignación de recursos ha variado muy poco y hay que "rediseñarla" para equilibrar recursos con criterios de "equidad, accesibilidad y calidad".
Se trata de ajustar a la realidad poblacional de Castilla y León las diferencias entre los cupos de los profesionales urbanos y los que trabajan en el ámbito rural. Hasta ahora se registraban 1.549 tarjetas sanitarias por médico en zonas urbanas, mientras que en las rurales eran de 680, mientras que con la reestructuración el cupo de pacientes en núcleos urbanos bajará a 1.432 y el de los médicos rurales se incrementará a 780.
Sin embargo, el consejero de Sanidad ha reiterado que la ordenación de recursos "no puede" suponer recortar intensidad ni frecuencia de la asistencia sanitaria y ha afirmado que las consultas en los centros de salud y la periodicidad en las visitas a los consultorios locales se mantendrán. Así se lo ha transmitido hoy mismo durante una reunión a los representantes de las organizaciones agrarias de la Comunidad (Asaja, UCCL, UPA y COAG) y de los grupos de acción local integrados en Princal y Huebra.
PRIORIDAD DEL ÁMBITO RURAL
Sáez Aguado ha recordado numerosos datos que, a su juicio, demuestran la "apuesta" por la Atención Primaria especialmente en las zonas rurales, donde vive el 49,4 por ciento de la población y donde se encuentra el 73 por ciento de los centros de salud.
Así, en cuanto a infraestructuras ha incidido en que en la comunidad hay 243 centros de salud pero también 3.652 consultorios locales de pequeños municipios con médicos y enfermeros, lo que supone el 35,5 por ciento de los consultorios existentes en España, que son algo más de 10.000. Además, ha añadido que mientras la media nacional de consultorios locales por centro de salud es de 3,1, en Castilla y León asciende a 14,6.
Por otro lado, ha recordado que en la organización de la Atención Primaria hay una regulación que obliga a prestar asistencia sanitaria a núcleos de población con más de 50 habitantes y se cumple esa norma, pero "se va más allá" porque existen 1.337 consultorios locales en núcleos con menos de 50 habitantes e incluso hay 196 ubicados en lugares con menos de nueve habitantes.
Antonio María Sáez Aguado considera que así se demuestra la decidida apuesta por descentralizar y acercar la asistencia sanitaria al mundo rural, algo que ha respaldado también con las inversiones realizadas en el último Plan de Infraestructuras, ya que de los 349,5 millones de euros para Atención Primaria, el 63,7 por ciento fueron para el ámbito rural.
En cuanto a los profesionales, el consejero ha recordado que Castilla y León se encuentra en primera posición nacional tanto en ratio de tarjetas asignadas a los médicos de familia (2.386 médicos con una media de 927 tarjetas asignadas) como a los profesionales de enfermería (2.116 con 1.153 tarjetas), mientras que las medias de España son 1.385 tarjetas por médico y 1.577 para los enfermeros. A este número de profesionales se les suman 575 médicos y 408 profesionales de enfermería que no se contabilizan en los centros de salud pero que hacen guardias o sustituciones, por ejemplo.
El consejero ha añadido que también se ha hecho un esfuerzo muy importante en atención urgente en el ámbito rural, donde hay 219 puntos de guardia de Primaria, lo que supone una tasa de 8,5 centros por cada 100.000 habitantes, cuando la media nacional es de cuatro. Asimismo, ha incidido en que este esfuerzo también se realiza en la distribución de los puntos de atención continuada, 168 de los cuales están en zonas rurales y 51 en urbanas (76 y 23,3 por ciento, respectivamente).
MINUCIOSO ESTUDIO
De esta forma, tres décadas después, la Consejería ha realizado un estudio de cada una de las 249 zonas básicas de salud, para lo que se han empleado cinco criterios. En concreto, se ha estudiado la población por tramos de edad, a los que se asigna un factor que deriva de la "carga asistencial" --una persona de más de 80 años multiplica la de una de 40--; el carácter rural y urbano; el tamaño de cada zona y demarcación asistencial; el número de consultorios en cada zona básica de salud y el tiempo de desplazamiento para acceder a los consultorios locales.
Así, se ha decidido cambiar de destino a 81 médicos y 46 enfermeros, de manera que la ordenación afecta a un número limitado de profesionales, equilibra las cargas asistenciales, permite una planificación y ordenación nueva que tendrá una continuidad y garantiza la intensidad y la periodicidad en el ámbito rural.
A pesar de estas modificaciones, ha añadido Sáez Aguado, se mantiene el número de médicos con bajo nivel de tarjetas, ya que antes había 361 médicos con menos de 300 y después habrá 264 con el fin de facilitar la atención sanitaria en el ámbito rural con la misma intención y calidad.
Como ejemplo, el consejero ha explicado que si se tiene en cuenta que el número medio de consultas por habitante y año es de nueve, un médico de una zona rural con 300 tarjetas tendrá 2.700 consultas al año que, a una media de diez consultas al día (los días laborables) con diez minutos de media el facultativo necesita 3,5 horas diarias, de manera que tiene tiempo también para desplazarse a consultorios locales, reuniones o formación, por ejemplo.
Sáez Aguado, quien ha recordado que algunas voces "interesadas" han "confundido" y han planteado que se van a amortizar plazas, ha aclarado que no será así y en el caso de los médicos que se desplazarán de zonas rurales a urbanas, en algunas situaciones se pueden aprovechar bajas por jubilación, pero se crearía una plaza en el lugar a donde se tenía previsto el traslado, de manera que no afectará al número de profesionales.
En cuanto a los criterios para los traslados, ha incidido en que se negocian actualmente en la mesa sectorial, pero esperan que los traslados sean voluntarios siempre que sea posible, pero en caso de que no lo fuera se tendrían en cuenta aspectos como la antigüedad en la zona y el puesto, por ejemplo, aunque ha insistido en que aún se trata con los sindicatos.
El Plan de Ordenación ha recibido 171 alegaciones, de las que se han aceptado 74, procedentes de equipos de Atención Primaria, gerencias o profesionales.