Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CSI-F atribuye a la "contestación social" la retirada del proyecto de externalización de la sanidad madrileña

Reclama una reunión urgente con el nuevo consejero
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha celebrado este lunes la retirada por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid del proceso de externalización en la sanidad pública madrileña, tras la confirmación de la suspensión cautelar del mismo por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y atribuye esta decisión a la "contestación social" de la sociedad civil.
"Esta rectificación en toda regla se ha producido gracias a la contestación social protagonizada por las organizaciones de profesionales, plataformas ciudadanas y sindicatos de la Sanidad --señala en un comunicado--. Este sindicato entiende que ha sido un triunfo en toda regla de la sociedad civil y democrática contra una decisión injusta por la que hay que felicitarse".
Además, CSIF-Madrid reclama una reunión "de manera urgente" con el nuevo consejero de Sanidad, Javier Rodríguez Rodríguez, para retomar las conversaciones en la materia y replantear la situación de la Sanidad madrileña.
No obstante, CSI-F considera que esta decisión "tiene una trascendencia nacional, puesto que la Comunidad de Madrid es punta de lanza de las políticas de privatización emprendidas desde que comenzó la crisis económica".
En este sentido, CSI-F advierte al Gobierno y comunidades autónomas que "deben tomar muy buena nota" de lo ocurrido y rectificar las políticas de recorte de los servicios públicos y del personal al servicio de las administraciones públicas, que han sido seña de identidad de nuestro estado del bienestar a lo largo de la democracia.
Por otra parte, CSI-F advierte de que permanecerá "atenta a las consecuencias que esta decisión del Ejecutivo madrileño pueden traer consigo en forma de ajustes y recortes, perjudiciales tanto para los profesionales de la Sanidad como, sobre todo, para los usuarios de este servicio público".