Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CSIF-A presenta casi 50 denuncias a la Inspección de Trabajo por la aplicación de las de 37,5 horas en el SAS

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de Andalucía ha presentado casi medio centenar de escritos de denuncia ante la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, dependiente del Ministerio de Trabajo, por la aplicación de la jornada de las 37,5 horas en todos los centros pertenecientes al Servicio Andaluz de Salud (SAS).
De esta forma, según se indica en un comunicado, el Sector de Sanidad de CSIF Andalucía ha formalizado los escritos de denuncia relativos a todos los centros sanitarios del Servicio Andaluz de Salud, es decir, todas las áreas de gestión sanitaria, todos los distritos sanitarios y todos los centros hospitalarios de las ocho provincias andaluzas.
En los escritos, CSIF Andalucía denuncia que la aplicación de la jornada de 37,5 horas que está llevando a cabo el SAS "vulnera" lo establecido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, ya que está suponiendo en la práctica la realización de jornadas con una duración máxima superior a la recomendable --nueve horas ininterrumpidas-- sin tener en cuenta la salud y la edad de los trabajadores, las condiciones de trabajo --exigencias de la tarea, tanto en el plano físico como mental; la diversidad del trabajo y la exposición a productos tóxicos--, el tiempo de desplazamiento de los trabajadores a su trabajo y las obligaciones familiares.
Para el Sector de Sanidad de CSIF-A, "ninguna de estas consideraciones se ha tenido en cuenta en la aplicación de la jornada de 37,5 horas en el SAS, que además supone un cambio sustancial de las condiciones de trabajo, lo cual conlleva obligatoriamente --según lo establecido en la Ley 31/1995-- la realización de una actualización de la evaluación de riesgos y la práctica de una vigilancia de la salud para garantizar que dichas medidas no ponen en peligro la seguridad y la salud de los trabajadores y particularmente de los trabajadores especialmente sensibles".
Para CSIF-A, según los escritos, tanto la Evaluación de Riesgos como La Vigilancia de la Salud se deben realizar respetando los principios relativos a la consulta y participación de los trabajadores o de sus representantes establecidos en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), sin que en ningún momento se haya realizado dicha consulta ni participación en dicha aplicación.
En la misma línea de estos escritos y en su lucha por la precariedad de las condiciones laborales de los profesionales sanitarios, el Sector de Sanidad de CSIF Andalucía también anuncia que ha trasladado el asunto y toda la información que maneja a la Asesoría Jurídica, por si cabe el establecimiento de posibles medidas legales.