Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CSN retomará mañana el análisis de los requisitos impuestos a Nuclenor en su solicitud para operar hasta 2031

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) retomará este miércoles 3 de febrero el estudio del cumplimiento de las especificaciones técnicas de funcionamiento mejoradas, exigidas a Nuclenor, el titular de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), de cara a la tramitación de su solicitud de apertura hasta 2031.
El Pleno del CSN llevaba en el orden del día del pasado 20 de enero varios puntos relativos a la solicitud de reapertura de Garoña, pero la discusión de estos puntos se aplazó a una próxima reunión.
Además, el presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Fernando Martí Scharfausen, no convocó una nueva cita para el 27 de enero --habitualmente el pleno se reúne los miércoles--, y emplazó a los consejeros para quince días después, el 3 de febrero.
El 20 de enero también se aplazaron asuntos respecto al almacén temporal centralizado (ATC), en conformidad con las reglas del funcionamiento del Pleno.
Respecto a Garoña, este miércoles se estudiarán la revisión de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento mejoradas de la central de Santa María de Garoña y las propuestas relativas a las modificaciones de diseño sobre independencia de sistemas eléctricos, aislamiento de la contención primaria, protección de equipos relacionados con la seguridad frente a la caída de la cubierta del edificio de turbina tras un incendio, y a la ampliación de las condiciones de utilización del edificio de almacenamiento de material usado.
En cuanto al ATC, se aplazó la valoración de la Instrucción Técnica sobre la aplicación al ATC de la Directiva 2014/87/Euratom.
Algunos de estos puntos del día corresponden a los requisitos establecidos por el Pleno del CSN el 30 de julio de 2014 y tienen que ser verificados en un análisis de resultados de las inspecciones o la implantación de modificaciones de diseño antes de la carga de combustible y cuya apreciación deberá ser favorable.
FALTAN UNOS DOS MESES
Pese a lo que se decida o no este miércoles, el proceso hasta que el pleno del CSN acuerde informar favorablemente o en contra de la solicitud formulada por Nuclenor de volver a producir electricidad en Garoña hasta 2031, no acabará aquí, pues aún quedan "al menos un par de meses" en concluir "todo lo que aún está pendiente", según han explicado a Europa Press fuentes internas del organismo regulador, conocedoras del proceso en cuestión.
De acuerdo con estas fuentes, el ritmo está siendo más lento de lo que en un principio se preveía, algo que califica de "normal" en estos casos, en los que se requiere información adicional al titular. En este sentido, han añadido que los trámites van avanzado cuando los técnicos van teniendo su trabajo disponible para el pleno.
Estas fuentes admiten que el proceso de Garoña aveces ha sufrido acelerones y que parece que en este momento el debate en el seno del Pleno se ha ralentizado.
SITUACIÓN ACTUAL DE LA PLANTA DE BURGOS
Santa María de Garoña está en situación de cese desde mediados de diciembre de 2012, aunque su permiso para producir electricidad expiraba el 6 de julio de 2013, sin que el titular pidiera una renovación de su licencia.
Sin embargo, un año más tarde, el 27 de mayo de 2014, el Consejo de Administración de Nuclenor solicitó renovar la autorización de explotación de la central hasta el 2 de marzo de 2031, hasta cumplir los 60 años de operación.
Esta petición se basó en el apartado 1 del artículo 28 del Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas, modificado mediante Real Decreto 102/2014, del 21 de febrero, para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos.
La empresa, Nuclenor, considera que un marco temporal de explotación "de estas características es necesario para hacer viable el proyecto y proporcionaría la estabilidad y certidumbre adecuada para acometer las inversiones precisas".