Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caamaño considera que los delitos de corrupción deben ser excluidos del ordenamiento jurídico

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño (i), y el consejero de Presidencia y Justicia del Gobierno de Canarias, José Miguel Ruano, durante la firma hoy en Las Palmas de un convenio de colaboración para la creación de la Comisión Mixta entre el Gobierno de Canarias y los secretarios judiciales en materia de medios materiales y humanos al servicio de la Administración de Justicia en las islas. EFEtelecinco.es
El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha considerado hoy que los delitos de corrupción, ya sean cometidos por personas públicas o por particulares, deber ser excluidos del ordenamiento jurídico español.
Así lo ha manifestado el ministro tras suscribir un convenio de colaboración con el consejero canario de Justicia, José Miguel Ruano, que contribuirá a reforzar el papel que desempeñarán los secretarios judiciales en la nueva Oficina Judicial.
Caamaño ha aludido a la remisión, en breves fechas, de la reforma del Código Penal al Congreso de los Diputados, y ha destacado que en ella se establece todo un cuadro de medidas punitivas en materia de corrupción, que están en línea, ha señalado, con las decisiones marco aprobadas con la UE.
A su juicio, estas medidas, "constituyen un instrumento sumamente útil para atajar este mal, que es una de las peores circunstancias que se pueden dar en un estado democrático".
Así, el ministro ha afirmado que existen muchos tipos de delitos y que todos son reprobables porque suponen la vulneración y la quiebra de la ley, que son las reglas que nos hemos dado, pero hay algunos, como los de corrupción, sea de personas públicas o de particulares, "que deben ser especialmente excluidos de nuestro ordenamiento o perseguidos porque suponen, no sólo quebrantar la ley, sino también en gran medida, los cimientos de un sistema democrático que es el que todos nos hemos dado".