Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caamaño se reunirá con las asociaciones judiciales la próxima semana

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, se reunirá con las asociaciones judiciales la próxima semana, tras un primer contacto informal mantenido ayer, para abordar las reivindicaciones de la carrera, que protagonizó hace casi un mes su primera huelga.
Así lo ha indicado el portavoz de la asociación judicial Francisco de Vitoria, Marcelino Sexmero, en una entrevista con Efe en la que ha destacado la "ilusión" que tienen sobre el futuro de las negociaciones con el nuevo ministro, que tomó posesión de su cargo el pasado día 24.
Tras la salida de Mariano Fernández Bermejo, ha explicado Sexmero, las asociaciones "hemos dado un voto de confianza" al nuevo ministro para que tome posesión de su departamento y, en estos momentos, "tenemos una ilusión bastante grande sobre el futuro".
Caamaño mantuvo ayer reuniones informales con las cuatro asociaciones por separado, en las que han visto su predisposición a abordar los problemas de la Justicia "y hacerlo con diálogo y con la participación de jueces y magistrados", ha reiterado el portavoz de Francisco de Vitoria.
Tras esta primera toma de contacto, la próxima semana, posiblemente el día 18, se celebrará una reunión de trabajo con las cuatro asociaciones judiciales, ya con un orden del día prefijado.
Según Sexmero, la voluntad de Caamaño, tras solventar las reivindicaciones a corto plazo o inmediatas que se puedan abordar sin coste económico, es abordar un plan integral de reforma de la Administración de Justicia "con tranquilidad y con sosiego" y con plazos.
Así, el ministro ha mostrado su disposición a fijar determinados plazos para abordar la reforma de la Administración de Justicia, ha asegurado el portavoz de la asociación judicial.
Previamente, se abordarían a corto plazo, ya que no tienen coste económico, asuntos como el mantenimiento de la agenda de señalamientos de juicios, una de las principales reclamaciones de los jueces y que el proyecto de ley de implantación de la nueva oficina judicial otorgaba a los secretarios judiciales.
Otros puntos inmediatos serían el aumento de la creación de plazas judiciales de 150 a 220, la conciliación de la vida laboral y personal, y otras reformas legislativas del estatuto personal de jueces y magistrados.
Si el ministro cumple las expectativas que las asociaciones han depositado en él, ha dicho Sexmero, y se produce una "negociación sincera" que avance lo suficiente de aquí a mayo y se entiende que existe un "compromiso verdadero" por parte del Gobierno en la reforma de la Justicia, no sería necesario acudir a la huelga anunciada para junio.
"La huelga del 26 de junio no está convocada, es un mero anuncio que se hizo por parte de las asociaciones; esperemos que no tenga lugar si las cosas funcionan y la negociación va viento en popa", ha confiado el portavoz de Francisco de Vitoria, que considera que la fecha "está lo suficientemente lejos para que por ahora no pensemos en ella. Esperemos hasta mayo".
Respecto a la influencia del anterior ministro en la huelga del 18 de febrero, Sexmero ha considerado que "Bermejo no era el problema, una persona nunca puede ser el problema, pero efectivamente no los solucionaba".
Además de la reunión con el ministro, las asociaciones judiciales han sido convocadas la próxima semana, el martes 17, a un encuentro con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).
La última reunión entre los representantes de las cuatro asociaciones de jueces y el CGPJ tuvo lugar el pasado 2 de febrero, antes de la huelga que fue convocada por las asociaciones Francisco de Vitoria y el Foro Judicial Independiente.