Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cae una red dedicada a estafas telefónicas que podrían superar los 300.000 euros

Coche de la Policía Nacional en un suceso. EFE/Archivotelecinco.es
Una red especializada en cometer estafas telefónicas, que podrían superar los 300.000 euros, ha sido desarticulada por la Guardia Civil en Málaga en una operación en la que han sido detenidas tres personas e imputadas otras trece.
El fraude cometido consistía en dilatar las esperas y las conversaciones con los usuarios mediante llamadas a través de números 803 y 806, ha informado hoy la Guardia Civil en un comunicado.
La operación se inició a raíz de una denuncia interpuesta en mayo del año pasado por un ciudadano que decía haber sido estafado por este sistema.
Durante las primeras investigaciones se comprobó que se trataba de un grupo organizado para delinquir, especializado en la comisión de estafas y fraudes a través de líneas de tarificación adicional.
Los responsables de las empresas insertaban anuncios en los medios de comunicación en los que ofertaban distintos servicios a través de números 803 y 806.
Esta publicidad generaba gran cantidad de llamadas y, una vez que el usuario conseguía contactar con estos números, el operador que la atendía la alargaba y le entretenía con falsos pretextos.
Para ello, llegaban incluso a decir a los clientes del tarot que estaban realizando presuntos rituales mágicos, para alargar la comunicación hasta consumir el tiempo máximo permitido, de treinta minutos.
Seguidamente, la operadora que suministraba la línea cortaba automáticamente la llamada, aunque algunas personas volvían a llamar al mismo número y les mantenían en comunicación durante otra media hora.
Los ahora detenidos mantenían un entramado de empresas por si alguna de ellas era desprovista del servicio por parte del proveedor por incumplir los códigos de conducta y ética, y en ese caso esos servicios eran contratados por otra empresa del grupo que continuaba con la actividad fraudulenta.
La necesidad de realizar un mínimo de 6.000 minutos al mes por parte de los teleoperadores, norma aplicada por el empresario, junto con los supuestos anuncios de contactos y servicios de tarot, posibilitaban un sustancioso beneficio sin apenas riesgo.
Durante las investigaciones, la Guardia Civil ha averiguado que todos los responsables de las sociedades y sus empleados eran conocedores de la falsedad de los contactos, los falsos servicios ofrecidos y la estafa ejercida, y se han detectado más de 12.000 llamadas de teléfono y más de 3.000 posibles víctimas, alguna de ellas estafada con más de 50.000 euros.
Los agentes del Equipo de Investigación de Delitos Económicos de la Guardia Civil de Navarra, encargados de la operación, procedieron en Málaga, sede de las sociedades, a la detención de tres personas como presuntos autores de un delito continuado de estafa y a la imputación de otras trece como colaboradores de un delito continuado de estafa.