Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cae una banda de estafadores que usaban el timo de las 'cartas nigerianas'

La Policía ha desarticulado una banda de timadores nigerianos que podría haber estafado unos 170 millones de euros. El timo es una nueva versión del 'tocomocho'. Comunicaron a los estafados mediante una carta que les había tocado la lotería y debían pagar una determinada cantidad para poder cobrarla.
Las víctimas, unos 1.500 ciudadanos estadounidenses y de otros países de la UE, proceden de todos los estratos económicos y culturales. Uno de ellos es un obispo anglicano que había pagado a la banda 30.000 dólares -algo más de 18.000 euros- antes de darse cuenta del engaño.
La operación, en la que han sido detenidas 87 personas en distintos municipios de la Comunidad de Madrid, fue puesta en marcha en coordinación con el FBI. Comenzó en mayo de 2007 cuando se detectó en la estafeta de correos del aeropuerto de Barajas un envío masivo de cartas idénticas a direcciones de ciudadanos extranjeros.
Según ha informado la Policía, los arrestados remitían cada día unas 15.000 cartas en las que comunicaban al estafado que le había tocado un premio de lotería en España. Para hacerlo efectivo, debía pagar inicialmente unos 900 euros en concepto de tasas e impuestos.
Un inglés malo y sellos escaneados
Las misivas estaban escritas en un inglés con incorrecciones gramaticales y con los sellos y anagramas de organismos españoles burdamente escaneados. En ellas explicaban a las víctimas que el premio les había recaído de forma aleatoria gracias a una promoción especial de las loterías españolas en el extranjero.
La organización conseguía los datos personales de los estafados consultando los listines telefónicos y otras bases de datos de fácil acceso en internet. La Policía calcula que el fraude era rentable sólo con que uno de cada mil posibles objetivos cayera en la trampa. AC