Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cae una red de falsos revisores del gas que estafaba a ancianos en Cataluña

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado una organización criminal de falsos revisores del gas con sede en Barcelona y formada por 16 personas que estafaba a ancianos de toda Cataluña.
Según ha informado la policía catalana este martes en un comunicado, el grupo formaba parte de una empresa subcontratada dedicada al mantenimiento y la revisión de productos y servicios de una de las compañías de suministro oficial de gas que operan en España.
Los investigadores han localizado a 50 víctimas, todas de edad avanzada, pero no se descartan relacionarlos con más hechos, y les acusa de pertenencia a grupo criminal, obstrucción a la justicia, falsificación de documento público, estafa e intrusismo profesional.
La investigación se inició en octubre de 2015 y finalizó el 23 de mayo de este año con un detenido y 12 investigados, aunque no se descarta que se produzcan nuevas detenciones en los próximos días.
El grupo usaba a una empresa como tapadera para estafar a personas de edad avanzada ofreciendo un servicio que no necesitaban: la red estaba estructurada y jerarquizada y el 'modus operandi' empleado era, en la mayoría de los casos, muy parecido.
Los jefes seleccionaban a las víctimas a través de internet, buscando nombres propios en desuso o poco habituales, que acostumbran a pertenecer a gente de edad avanzada.
Los operarios se desplazaban hasta sus domicilios y mostraban una tarjeta falsa de empresa con el logotipo de la Consejería de Industria y Energía de la Generalitat que los identificaba como instaladores del gas.
Los falsos operarios informaban a las víctimas de que había que hacer reparaciones en sus calderas o radiadores porque estaban en mal estado, y tras realizarlas les cobraban grandes cantidades de dinero en efectivo, aunque en ocasiones también se llevaban joyas y dinero de los domicilios.
El dinero estafado se distribuía en diferentes cuentas corrientes, asociadas a los jefes de la empresa, y los detenidos, después de pasar a disposición judicial, han quedado en libertad con cargos.