Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Candeleda, contra la especulación urbanística

Las obras comenzaron el pasado 14 de mayo. Lo primero, la captación de agua desde el arroyo Castañerejo, situado en pleno Parque Regional de Gredos, una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y en la Red Natura 2000. Se hace, según el portavoz de la Plataforma contra la Especulación, Jesús Dutil, sin el preceptivo informe de impacto medioambiental y con los plazos de obra ya cumplidos.
Este es el primer paso, el siguiente será construir los chalés y el hotel. Estarán ubicados en el pie de la Sierra de Gredos, justo por encima del pueblo. Hasta ahora la promotora ha contado con todos los avales de las administraciones implicadas: el Ayuntamiento, la Junta de Castilla y León y la Confederación Hidrográfica del Tajo. Han pasado, desde que la promotora comenzó a comprar los terrenos, varios partidos políticos por el Ayuntamiento. Se da el caso de que el alcalde que cambió la normativa urbanística de Candeleda y recalificó los terrenos, José Antonio Pérez Suárez, gobierna ahora en coalición y ha sido imputado por el caso de especulación urbanística en Navas del Marqués, según explica la citada Plataforma.
La promotora adquirió el 90% de los terrenos a precio de rústicos, aproximadamente a 1,5 euros el metro cuadrado, asegura Dutil. Quien denuncia además irregularidades en el Plan Parcial Definitivo porque, por ejemplo, no contempla la construcción de una depuradora para una población que se prevé que alcanzará los 2.000 habitantes y esto se suma a los más de 5.000 de Candeleda, que tampoco cuenta con depuradora.
Así las cosas, la Plataforma ha presentado ya varias denuncias ante el Tribunal Superior de Justicia y ante la Junta de Castilla y León para tratar de parar las obras. Hay más, los terrenos -de unas treinta hectáreas- están situados en un yacimiento del siglo VI.