Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cantabria pide no bajar la guardia y reforzará la formación de los profesionales

La consejera destaca que el sistema sanitario cántabro ha demostrado que dispone de "capacidad organizativa y excelentes recursos humanos"
La consejera de Sanidad del Gobierno de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha destacado este lunes que la gestión del primer caso sospechoso de infección por virus Ebola, que este lunes se ha confirmado como negativo, "nos ha servido para demostrar que disponemos de capacidad organizativa, de excelentes recursos humanos y de adecuados medios técnicos, pero ha subrayado que "no vamos a bajar la guardia", y ha anunciado que el Servicio Cántabro de Salud va a reforzar la formación de los profesionales.
Según ha explicado, se va a impartir formación teórica on line a través de la plataforma Sofos y cursos prácticos sobre el manejo de los trajes. Buruaga ha afirmado que se ha cumplido y aplicado "rigurosamente" el protocolo, "demostrando que estamos preparados para la detección precoz de un potencial paciente y para garantizar a la población la prevención y control de la enfermedad".
Un protocolo que se activó el viernes por la tarde aplicando el principio de "máxima preocupación y máxima seguridad" aún sabiendo que el riesgo era "mínimo". Y es que la paciente, una joven de 18 años, acudió a urgencias de Valdecilla manifestando que tenía fiebre (no tenía fiebre en ese momento pero se había tomado un paracetamol) y que había regresado de Lagos (Nigeria), una zona considerada aún de riesgo potencial, aunque durante dos ciclos consecutivos de 21 días no se ha producido ningún contagio secundario.
La chica ha sido dada de alta esta misma tarde, tras recibirse el resultado del segundo análisis remitido al Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, que al igual que el primero, ha sido negativo, lo que ha permitido descartar definitivamente la infección.