Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cantabria está "preparada" para tratar un posible caso

El director general de Salud Pública del Gobierno regional, Francisco Díaz, ha asegurado que Cantabria está "preparada" para afrontar un posible caso de ébola y evitar contagios, por lo que ha enviado un mensaje de "tranquilidad y calma" a los ciudadanos ante la "preocupación" que ha generado el primer caso registrado en España.
Díaz ha subrayado que esta enfermedad no es contagiosa hasta que no se presentan los síntomas, y la auxiliar de enfermería infectada por el virus del ébola "no ha salido de Madrid" en ese intervalo, por lo que "no es cierto" que haya podido estar en otras comunidades autónomas.
En todo caso, ha destacado que Cantabria cuenta con "protocolos de actuación muy estrictos" basados en las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y de los organismos sanitarios europeo y mundial, y cuyo "seguimiento estricto evita el riesgo de contagio".
Unos protocolos que según ha puntualizado el director general de Salud Pública, están siendo "eficaces" para controlar el brote en Africa, y que se han enviado a todos los profesionales del Servicio Cántabro de Salud para que sepan cómo actuar ante un posible caso sospechoso.
Además, "se han distribuido los equipos de protección adecuados", y la semana pasada se ha llevado a cabo un simulacro de intervención en el que participaron todos los actores involucrados en este ámbito: atención primaria, atención especializada, Valdecilla, transporte sanitario,...
Francisco Díaz ha recordado que el ébola se transmite al entrar en contacto directo con fluidos corporales de una persona infectada, pero "nunca por el aire". Los criterios para que un caso se considere sospechoso son "clínicos" (cefalea, fiebre alta, dolor de garganta, vómitos, diarrea,....), pero también "epidemiológicos".
Este segundo tipo de criterios establece que para que un caso se considere sospechoso, la persona ha tenido que estar en los últimos 21 días en países con brotes epidémicos o en contacto directo con personas infectadas o sospechosas de estarlo.
En todo caso, el director general de Salud Pública ha insistido en que el sistema sanitario cántabro está "preparado para tratar un posible caso sospechoso y evitar contagios".