Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cantabria prevé recibir el 6 de noviembre 300 trajes más de protección

Buruaga dice que un convenio plurianual para pagar Valdecilla podría "complicar las cosas en exceso"
Cantabria tiene previsto recibir el próximo 6 de noviembre otros 300 trajes de protección frente al ébola, que se unirán a los 250 con los que ya cuenta la comunidad autónoma.
Así lo ha anunciado este lunes en el Pleno regional la vicepresidenta regional y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, a varias preguntas de la diputada socialista, Dolores Gorostiaga, sobre protocolos, medios, medidas de seguridad, equipamiento existentes en la comunidad autónoma contra el ébola.
La consejera ha precisado que han sido los servicios de Prevención en Riesgos Laborales los que han determinado las exigencias sobre las condiciones de los trajes que se han adquirido.
Por otra parte, ha recordado que "a final de esta semana" se abrirá la planta que se ha habilitado en el Hospital de Liencres para el aislamiento de pacientes en investigación por virus ébola y de los contactos de alto riesgo.
La nueva unidad de aislamiento, ya anunciada la pasada semana, se ubicará en el ala oeste de la tercera planta y estará dotada de cuatro habitaciones individuales y dos exclusas de más de 25 metros cuadrados, para que los profesionales puedan desenvolverse con tranquilidad en la maniobras de ponerse y quitarse el EPI.
Esta unidad se sumará a la que se mantiene en el pabellón 15 del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, dotada de una habitación individual y otra contigua, que ha sido habilitada como exclusa, para permitir que los profesionales dispongan de los metros suficientes para ponerse y quitarse los equipos individuales de protección.
Así, una vez que entre en servicio la unidad de Liencres, serán cinco las habitaciones para casos en investigación y/o confirmados de ébola o dedicados a la cuarentena de los contactos de alto riesgo.
En su intervención en el Pleno, la consejera ha asegurado que en Cantabria se han hecho "los deberes exigibles en cada momento" frente al ébola.
Ha recordado que en Cantabria no ha habido casos confirmados y ha afirmado que las "previsiones a medio plazo" contemplan la posibilidad de que lleguen "casos en investigación".
Sáenz de Buruaga ha asegurado que el Servicio Cántabro de Salud (SCS) está hoy "mucho mejor preparado" para ofrecer las "máximas" garantías de seguridad y confianza a su personal y ha apuntado que se seguirá en "permanente alerta" frente a esta enfermedad para continuar con el aprendizaje para poder ir "minimizando" los riesgos y "anticipando" a los posibles "errores".
A pesar de ello, la consejera ha advertido de que el riesgo cero "no existe" y ha señalado que se seguirán revisando y adaptando los procedimientos internos que hay en marcha, actualmente cuatro, en función del nivel de exposición al riesgo.
En cuanto a la seguridad del personal, ha garantizado que en el SCS "no van a escatimar esfuerzos", "recursos" y "medios materiales" para que los profesionales se sientan "informados", "seguros" y "respaldados" en su labor y, para ello, "se mejorará lo que haya que mejorar".
El asunto del ébola estará presente en la Mesa Sectorial de Sanidad que se celebrará el próximo miércoles, 29 de octubre.
FINANCIACIÓN DE VALDECILLA
Al margen de este asunto, Sáenz de Buruaga ha sido interpelada en el Pleno de este lunes por la financiación de las obras de Valdecilla y ha defendido la "fórmula" adoptada por parte del Estado para ello, a través de convenios anuales.
Ha resaltado que la financiación está yendo "por delante" del convenio, y ha advertido que exigir un convenio plurianual "pudiera complicar las cosas en exceso", precisamente -ha dicho- por "la situación financiera" en la que el anterior gobierno sumió al país y que obliga a continuar con las reformas.
"No hay mejor garantía de cumplimiento y lealtad institucional que el hecho de la financiación vaya por delante del convenio como ha ocurrido en los tres últimos ejercicios" -ha dicho-, en los que el Gobierno central ha comprometido 57 millones de euros a través de los presupuestos generales del Estado de 2013 (un millón), 2014 (28 millones) y 2015 (otros 28 millones).
Así ha respondido la consejera a una interpelación del PRC, que reclama la firma de un convenio plurianual y sostiene que las "subvenciones nominativas" para Valdecilla son "lo que nos ha correspondido" como compensación por "el déficit asimétrico", ha dicho la regionalista Alodia Blanco.
La consejera ha reiterado que cuando gobierna el PP en Cantabria y Madrid, las obras de Valdecilla "avanzan y las financia el Estado". "Tras años en blanco, hoy las obras avanzan al ritmo más rápido de su historia, sin nuevos sobrecostes, con un plazo de finalización -la primavera de 2015- y con 57 millones del Estado que el Gobierno de Mariano Rajoy no ha dudado en aportar en cuanto ha tenido el mínimo margen para hacerlo", ha dicho Buruaga tras los habituales reproches a la gestión del anterior Gobierno.
A la vez, ha reiterado que el Gobierno de Cantabria no va a renunciar a la financiación íntegra de las obras por parte del Estado, y "seguirá reivindicando y confiando en el Gobierno de Mariano Rajoy porque no tenemos ninguna razón para no hacerlo", ha dicho.
Asimismo, ha insistido en que el contrato de colaboración público privada de Valdecilla es "la única fórmula" posible para desvincular la ejecución de la obra del ritmo de financiación pública. "Es la manera de terminar definitivamente Valdecilla y salvarlo de nuevos incumplimientos. Pase lo que pase, nuestro hospital estará terminado y financiado", ha zanjado.
"Claro que había más fórmulas", ha replicado la portavoz del PRC, quien ha afirmado que los dos convenios anuales firmados hasta ahora "acreditan" que anteriormente "no hubo ni un solo despilfarro", que las obras de Valdecilla estaban "bien ejecutadas", que el PP "mentía" y que "hasta el último céntimo que se gastó era necesario".
Así, ha responsabilizado al PP del sobrecoste de las obras, cifrado en 200 millones de euros, porque en su opinión, no supo calcular bien la magnitud del proyecto y su dotación en las transferencias de sanidad (205 millones), que Cantabria asumió estando el PP en los gobiernos de Cantabria y Madrid.
En su turno de réplica, la consejera ha puntualizado que la labor de este Gobierno "no ha terminado" y ha defendido que el PP "es el único que ha reivindicado Valdecilla desde el gobierno y desde la oposición y ha mantenido intacto su compromiso y discurso".