Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carbonell: "Hemos llegado a la gente y era el plus que nos faltaba para ganar"

Las españolas Andrea Fuentes y Ona Ballesteros Carbonell tras conocer su puntuación en la final de dúo de natación sincronizada en la que han conseguido medalla de plataEFE

La medalla de plata en la final de dúo de natación sincronizada de los Juegos de Londres Ona Carbonell consideró este martes que el segundo escalón del podio vino de la mano de "haber brillado y llegado a la gente", dos factores que le permitieron junto a su compañera, Andrea Fuentes, superar a la pareja china, que partía en segunda posición, y que suponía el "plus que faltaba para ganar" a las asiáticas.

En declaraciones en la zona mixta tras lograr su primer metal olímpico con tan sólo 22 años, Carbonell declaró que aunque "el equipo tenía buenas sensaciones, todo era posible". "Hemos sido realistas hasta el último momento", aseveró, si bien su actuación obtuvo una puntuación de 192.900, tres centésimas más que la de las chinas, quienes en los últimos Campeonatos del Mundo, celebrados en Shangai, las habían abocado al bronce en la práctica totalidad de las pruebas.
"Nos han dicho es que hemos brillado, que hemos llegado a la gente, que ha habido gente que ha llorado, y era el plus que nos faltaba para ganar a las chinas, porque es el carácter español que tenemos como plus con respecto a ellas", explicó.
Este martes, sin embargo, ese valor añadido ha contado. "Lo hemos logrado y era el objetivo", declaró, tras revalidar para España la plata que su actual compañera se había llevado en Pekín con Gemma Mengual. Una de las claves, en su opinión, es que ambas consiguieron "disfrutar" durante su actuación, inspirada en el tango, si bien ya con la presea colgada del cuello aún no sabía cuál había sido la diferencia con respecto a sus rivales.
"La verdad es que no sabemos ni qué les hemos sacado, sabemos que hemos quedado segundas y que hemos ganado a China, que hasta ahora estaban por delante de nosotros", explicó, si bien, en su caso, se suma el factor de la juventud, que la convirtió en la nadadora de menor edad de las seis que subieron hoy al podio del Aquatics Centre del parque de Stratford. "No lo sabía, pero estoy muy feliz", declaró, a lo que Andrea Fuentes apostilló: "Es una crack".
Pareja exitosa
Y es que la buena forma de la pareja fue la clave para el éxito, por lo que Carbonell no tenía más que palabras de elogio para su compañera: "Estoy agradecida por Andrea, por haber hecho este camino con ella, que más fácil no me lo podría haber puesto". Asimismo, se acordó de quienes la han apoyado en una trayectoria que, de momento, la han llevado hasta la medalla en unas Olimpiadas: "Toda la familia, todos los amigos, todo el equipo técnico que ha hecho posible esto".
"Es simplemente felicidad y creo que necesito unos días para asimilar esta medalla y este triunfo", reconoció, si bien advirtió de que, pese a la gratitud, el metal no era más que el fruto del trabajo duro: "Ya llevamos tres años, o más, haciendo dúo y esperando esta medalla. Yo me quedé a las puertas en Pekín, que fue una decepción para mí y esto me ha dado vida otra vez".
Y como su pareja deportiva, valoró el vídeo sobre su peripecia a principio de año en el Camino de Santiago, que su equipo había preparado para proyectarles en la previa a la final, a la que llegaron con la tercera puntuación, por detrás de las campeonas olímpicas, Rusia, y las chinas a las que hoy lograron batir: "Lo que nos enseñó el Camino es que tenemos que disfrutar del camino y hemos disfrutado hasta el último momento".