Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cáritas pide ante el Consejo Europeo que "reconsidere" el acuerdo con Turquía sobre refugiados

Cáritas Europa insta a los líderes que van a participar en la reunión del Consejo Europeo los días 28 y 29 de junio a "reconsiderar" el acuerdo entre la UE y Turquía sobre refugiados. En su lugar, les pide que garanticen el derecho a procedimientos de asilo justos, que abran vías legales y seguras para llegar a Europa, que cesen las devoluciones y las detenciones arbitrarias.
"La situación actual de la migración y el asilo supone una nueva amenaza a los valores europeos. Por ello, Cáritas Europa expresa su convicción en la capacidad de Europa para resolver esta situación si se defienden, de forma conjunta, soluciones a largo plazo basadas en la solidaridad y en garantizar el respeto de los derechos fundamentales de los migrantes", subraya Cáritas.
La organización de la Iglesia Católica denuncia casos como el de un refugiado sirio que huyó junto a sus padres y hermanos a Turquía en 2012 para escapar de los conflictos. "Desde allí presentamos ante el ACNUR una solicitud para ir a Europa, pero nos dijeron que no estaban registrando ya los refugiados. Mis padres decidieron entonces que deberíamos tomar un barco e ir a Grecia. Estaba asustado porque había visto gente ahogarse en la televisión, pero ellos insistieron. Y decidí ir con ellos para cuidarlos", cuenta el joven.
En la reunión del Consejo Europeo del 28 y 29 de junio, los responsables de la toma de decisiones tendrán a la vista cuáles son los resultados de la aplicación del acuerdo UE-Turquía alcanzado el 18 de marzo de 2016.
Cáritas Europa cree que ese enfoque de "empujar a la gente hacia atrás" presente en el acuerdo UE-Turquía "crea un peligroso precedente para el futuro, socava la obligación de los Estados miembros de garantizar el derecho internacional a solicitar asilo y supone la máxima expresión del fracaso de los Gobiernos europeos a acordar un enfoque común humanitario para proteger a las personas en situación de necesidad".
Por otra parte, Cáritas recuerda los valores fundamentales sobre los que los padres fundadores de la Unión Europea comenzaron a construir este proyecto y defiende las políticas centradas en las personas como "las únicas medidas efectivas y humanas que permiten abordar de manera eficiente y sostenible la terrible situación de los migrantes en Europa".
"Los líderes europeos tienen que empezar a sacar la cabeza fuera del cajón. Parecen incapaces de aprovechar realmente la desesperación de los cientos de miles de personas que huyen de los terribles acontecimientos en sus países de origen arriesgando su propia vida. Ninguna barrera va a detenerlos nunca, por lo que debemos ayudarlos aquí mismo y abordar las causas de su miseria en sus países de origen", ha indicado el presidente de Cáritas Europa, monseñor Luc van Looy.