Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Cáritas Internationalis exhorta a Israel y Hamás a deponer las armas y levantar el bloqueo de Gaza

El arzobispo de Tegucigalpa y presidente de Cáritas Internationalis, el cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, ha lanzado un llamamiento "a Israel y Hamás a deponer las armas" y "a que se levante el bloqueo de Gaza".
"La población no tiene un lugar seguro donde refugiarse cuando caen las bombas en esa pequeña franja de tierra, densamente poblada, que es Gaza. Allí ven a sus hijos asesinados, sus barrios arrasados y sus esperanzas de paz futuras destrozadas", advierte.
Desde Caritas, según recuerda, han exhortado a "un alto el fuego permanente, aunque sea solo un primer paso en el camino hacia una paz justa, que se base en negociaciones inclusivas en toda la región".
El cardenal pregunta a Israel y a Hamás "¿cómo es que miran la paja que hay en el ojo de su hermano y no reparan en la viga que hay en el propio?" y les invita a "tomar los binoculares para comprobar que la mayoría de sus víctimas son personas inocentes".
Según apunta Maradiaga, los palestinos de Gaza llevan "una vida en la que escasea el suministro de agua, la mayor parte de la comida proviene de las organizaciones humanitarias y la dignidad de poder tener un trabajo está fuera del alcance de sus habitantes".
Cáritas reza por la paz en Tierra Santa, por las familias palestinas e israelíes que han perdido a sus hijos, madres y hermanos, y por los que han muerto. Concretamente, dirigen sus oraciones "a los niños que viven en el terror, cuyas cicatrices mentales seguirán siendo profundas incluso mucho tiempo después de que termine esta guerra".
También envía su "cariño y solidaridad" a los agentes de Caritas que "arriesgan su vida" cada día trabajando en Gaza y por los compañeros de Caritas Jerusalén.