Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cáritas desplegará un programa de ayuda de emergencia para 65.000 personas en Sudán del Sur

La red internacional de Caritas desplegará un amplio programa de ayuda de emergencia para distribuir a las personas afectadas por el conflicto en Sudán del Sur materiales de refugio, agua potable y artículos de higiene.
Entre las actividades que incluye este programa --que beneficia a 65.000 personas, entre desplazados, retornados y población vulnerable-- destacan la distribución de alimentos y el reparto de artículos de higiene, enseres domésticos y material para producción agrícola.
Los enfrentamientos que comenzaron en Sudán del Sur hace un mes entre el ejército que apoya al presidente Salva Kiir y los rebeldes liderados por el ex primer ministro Riek Machar han obligado a huir de sus hogares a casi medio millón de personas, que vagan sin alimentos ni refugio por el interior del país.
A estos desplazados internos hay que sumar los 86.000 refugiados que han entrado en los países vecinos, según las últimas estimaciones de la OCHA, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.
La situación humanitaria es de extrema gravedad en muchas zonas del país, en las que la red internacional de Cáritas viene trabajando desde el inicio del conflicto. El director de Cáritas Sudán del Sur, Gabriel Yai, ha lanzado un mensaje de auxilio a la comunidad internacional, en el que recuerda que "las personas que han huido de la violencia necesitan urgentemente alimentos, agua y asistencia médica".
"La mayoría de ellas son mujeres, niños y ancianos; muchas están todavía en zonas de guerra, y otras viven en los bosques. Algunas áreas no son accesibles todavía a las organizaciones humanitarias, a causa de la violencia. Nuestra mayor preocupación ahora es poder llegar a esas zonas", ha señalado.