Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá compromete el apoyo del Gobierno al teléfono del menor de ANAR y recuerda que las CC.AA. pueden aumentar recursos

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha comprometido el apoyo del Gobierno al servicio de atención al menor de la Fundación ANAR para atender casos de violencia contra el menor y situaciones de riesgo para niños y adolescentes y ha recordado también que las Comunidades Autónomas pueden incrementar los recursos que destinan al mismo.
"Reafirmamos nuestro compromiso de colaboración con la fundación. Lo hace el Gobierno de España a través del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través de una aportación importante anual, sabemos que los recursos económicos siempre son escasos y por lo tanto nos hemos comprometido también a colaborar para exacerbar que las Comunidades Autónomas, aunque es un servicio nacional, lógicamente también puedan incrementar sus recursos".
Según el ministro en funciones, a veces "se olvida que hay mucha sociedad civil, muchas personas, que colaboran desinteresadamente para atender a los más necesitados".
Catalá ha visitado este jueves, 19 de mayo, la sede de la Fundación ANAR y el centro desde el que atienden más llamadas diarias a los teléfonos de atención y asesoramiento a menores en situaciones problemáticas y al teléfono para adultos que necesiten orientación sobre recursos y servicios para afrontar problemas relacionados con menores. Además de reunirse con la presidenta de la fundación, Silvia Moroder, y el patronato de la fundación, ha realizado un recorrido por las oficinas para conocer el procedimiento de atención telefónica a quienes llaman para solicitar ayuda y el tipo de casos que atienden: desde acoso escolar y situaciones de abandono hasta abusos sexuales, violencia de género, ideas suicidas y maltrato doméstico.
Los responsables del servicio han explicado al ministro el funcionamiento de los tres teléfonos que atienden: el de 'Ayuda a niños y adolescentes' (900 20 20 10), el teléfono de ayuda a 'Adultos y familias' (917 260 101) y el de atención a casos de 'Niños desaparecidos' (116 000), además del correo electrónico y del chat (ambos a través de la página web de la fundación www.anar.org).
1.000 LLAMADAS Y DOS INTERVENCIONES URGENTES AL DÍA
Según han explicado los responsables de la fundación los teléfonos que gestionan responden más de 1.000 llamadas al día y funcionan 24 horas. "Muchas veces los que llaman son niños y adolescentes que no le han contado su situación a nadie más", han explicado los responsables del servicio al ministro.
Entre los niños y adolescentes que llaman, muchos de los casos son menores que "se sienten solos" y no pueden apoyarse en su entorno para solucionar otros problemas o incluso "no se han dado cuenta" de que están sufriendo una situación de violencia. La labor de la persona que atiende el teléfono consiste en detectar esa situación, orientarle, comprobar si es posible que se solucione apoyándose en el entorno del menor y, en caso de ser necesario, conseguir que acuda al servicio más adecuado para su situación, ya sea por la vía legal (para la que disponen de asesoramiento) o servicios sociales.
Además, una media de dos veces al día reciben casos de situaciones "muy graves" de peligro inminente que requieren la intervención inmediata de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, según han indicado. "También trabajamos muchísimo con los organismos de protección de las comunidades autónomas y servicios sociales y también muchas veces tenemos que acudir, por urgencia, a la fiscalía de guardia, al juzgado de guardia o lo que haga falta para poner al menor a salvo", han explicado.
AUMENTAN LOS CASOS DE AUTOLESIONES
Por otra parte, pese a que la fundación no presentará los datos de 2015 hasta el próximo 7 de junio, los responsables del servicio han advertido de un incremento de las llamadas en las que adolescentes relatan episodios de autolesiones o ideas suicidas.
Según han indicado, se están produciendo anualmente en torno 600 llamadas de menores de edad por casos de autolesiones o ideas suicidas, una media cercana a las dos llamadas al día. "Nos genera muchísima ansiedad tener las líneas ocupadas por eso", han explicado durante la visita del ministro.
TELÉFONO PARA ADULTOS
Además de la atención a menores, el teléfono que la fundación puso en marcha para atender a adultos en cuestiones relacionadas con menores (para no colapsar el teléfono específico para menores) está ayudando a resolver cuestiones de maltrato o dudas de profesores, padres de familia e incluso casos de adultos que son víctimas de menores que viven en el entorno familiar.
"Nos llaman desde profesionales con consultas hasta padres o vecinos que por las noches oyen golpes y gritos y no se atreven a enfrentarse a sus vecinos por miedo a las represalias", han explicado.
En este sentido, la directora del programa Teléfono Anar, Leticia Mata, ha valorado la visita del ministro para conocer a las personas que atienden "esas 1.000 llamadas al día" tanto de niños como de adultos, la mayor parte de las cuales "está relacionada con la violencia hacia el menor en alguna de sus formas, tanto dentro de casa como fuera, muchísima violencia entre iguales, acoso escolar y violencia entre los propios adolescentes".
"Lo que hacemos aquí es prevenir, educar, escuchar a los niños el tiempo que sea necesario, darles apoyo psicológico y, sobre todo, detectar y notificar a las autoridades cualquier situación grave en la que se pueda encontrar un menor, que a veces son muy graves", ha asegurado.