Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña edita una guía dirigida a maestros para entender las "peculiaridades" de los niños adoptados

La Generalitat de Cataluña ha impulsado una guía para que los maestros conozcan las "peculiaridades" emocionales y académicas de los 15.000 menores adoptados y acogidos que hay en Cataluña con el objetivo de integrarlos en el aula y evitar su fracaso escolar.
Lo han explicado este jueves en rueda de prensa la consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, y su homóloga de Bienestar Social y Família, Neus Munté, quienes han recordado que los niños adoptados y acogidos han vivido unas circunstancias personales complejas que pueden afectar a su desarrollo personal y académico.
"Estos niños comparten unas características comunes y es importante que los maestros puedan detectarlas", ha explicado Rigau, que ha concretado que los menores adoptados y acogidos tienen una baja autoestima, son más tímidos y cuentan con dificultades para expresarse debido a su distinto origen lingüístico --muchos de ellos son rusos y chinos--.
Rigau ha advertido que la adolescencia es "especialmente complicada" para estos niños, y ha destacado la relevancia de que se les ofrezca atención individualizada en las etapas de Primaria.
El documento ofrecerá a los maestros herramientas para responder adecuadamente a las peculiaridades de estos estudiantes, les ayudará a comprender sus necesidades específicas y a interpretar correctamente algunos de sus comportamientos.
La consejera Munté ha valorado que estos niños "llevan una mochila" cargada de situaciones difíciles y de rechazo, por lo que es muy importante que se sientan queridos por sus maestros y compañeros para evitar su exclusión.
La guía es fruto de un acuerdo entre las consejerías de Enseñanza y de Bienestar Social y Familia, que comparten también la enseñanza y acompañamiento de los niños tutelados por la Generalitat.
El convenio también prevé la organización de sesiones formativas en materia de acogida y adopción para el personal de la enseñanza y la elaboración de un informe anual sobre la situación de la escolarización de los menores adoptados y acogidos.