Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca de 4.000 personas siguen atrapadas en condiciones precarias en la 'jungla de Calais' (Francia)

Cerca de 4.000 personas siguen hacinadas y atrapadas en condiciones precarias en lo que se conoce como la 'jungla de Calais', un poblado de chabolas a apenas cinco kilómetros de esta ciudad portuaria francesa cercana al Canal de la Mancha, a pesar de que a finales de febrero las autoridades galas iniciaran el desmantelamiento del campamento y muchos de ellos fueran derivados a centros de acogida repartidos por el país, a la espera de su asilo.
"Hay semanas en las que han llegado a salir hasta 300 personas", según relata en una entrevista con Europa Press el diputado socialista Ignacio Sánchez Amor, quien ha participado esta semana en una visita organizada por la Asamblea Parlamentaria de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) a la zona para conocer la situación en la que se encuentra tras el desmantelamiento.
El perfil de las personas que ahí se alojan coincide principalmente con una persona africana y de raza negra. Son pocos los refugiados sirios que han permanecido en el lugar, precisa.
"Esta famosa 'jungla' ha llegado a albergar a 7.000-8.000 personas. Tras el desmantelamiento hemos visto que sólo quedan en pie algunas instalaciones de madera y de plástico, una pequeña escuela, una iglesia construida por los propios migrantes. Todo lo que eran tiendas o chabolas ya no que queda nada", ha relatado.
REFORZAR LA SEGURIDAD
En todo caso, indica que al lado de ese espacio se está creando una instalación para albergar a unas 500 personas con lo que se conoce como 'contenedores vivienda', unos habitáculos donde pueden residir hasta 12 personas (dos familias de seis). Éstas cuentan con los servicios mínimos básicos, como baño, luz y agua, así como calefacción. Todas las personas que ahí residen están registradas.
En la zona también puede encontrarse un pequeño hospital de campaña con 12 camas, donde los problemas sanitarios más habituales son los de garganta y las lesiones que se hacen los migrantes al intentar introducirse por el Eurotunel y cruzar las tres vallas de concertinas, o bien al tratar de esconderse en los camiones que transcurren por el lugar y van camino de Inglaterra.
"Para ello paran la circulación, lanzan ramas. Así consiguen ralentizarla y, en el mejor de los casos, esconderse en los camiones sin que los conductores se den cuenta", relata Sánchez Amor.
EL CASO DE LOS MENORES NO ACOMPAÑADOS
Según un censo de la ONG Help Refugees, han desaparecido un tercio de los 420 menores no acompañados en el campo de Calais desde que las autoridades francesas demolieran parte de 'la jungla' en febrero.
Preguntado por este asunto, el diputado extremeño del PSOE indica que se han encontrado unos 160 y subraya que la alerta lanzada sobre el peligro que estos sufrían ante las redes de traficantes que operan en la zona se ha rebajado, "más que nada porque se han desmantelado en apenas un año cerca de 30" -- en la peor de las situaciones les captaban para la prostitución y el tráfico de personas--.
De hecho, destaca que las autoridades francesas han multiplicado las medidas de seguridad, además de que los británicos han desplazado al lugar varias tandas de efectivos a la zona, se han reforzado los sistemas de cámara y fotografía. "Todos ellos intentan convencer a los refugiados y migrantes de que pidan el estatuto de refugiado en Francia y se queden en el país, en lugar de intentar pasar a Reino Unido", apostilla.
En este contexto, celebra el papel de la policía británica, que ha acelerado el proceso de reunificación familiar hasta con 25 personas que estaban alojadas en Calais, cuyos familiares se ha probado que están en Reino Unido.
Sobre la actuación de las mafias y tras reforzarse los sistemas de seguridad, el diputado del PSOE señala que las autoridades han verificado cómo muchos de los migrantes, refugiados o emigrantes económicos, ya no intentan cruzar hacia el Canal de la Mancha por el Eurotunel o a través de los camiones, sino que bajan por la zona costera para viajar a Reino Unido a través de barcos pesqueros o embarcaciones de recreo, siempre más preparadas que las que emplean los refugiados en Lesbos al tratarse de una mar muy revuelta por el Canal de la Mancha.
Entre otros puntos, Sánchez Amor también destaca que las ONG son quienes principalmente se ocupan de las personas allí hacinadas, salvo en la parte sanitaria, que es tarea de los profesionales sanitarios de Calais, a la vez que indica que todos los menores, sea cual sea su situación administrativa, van a la escuela, ya que es obligación en Francia que todos los niños estén escolarizados.