Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de Chantada (Lugo) sostiene que "nadie podía presagiar que algo así pudiera ocurrir"

El alcalde de Chantada, el independiente Manuel Lorenzo Varela, ha lamentado este miércoles los hechos acaecidos en esta localidad lucense, donde un hombre ha disparado contra su pareja, que se encuentra en estado crítico en la UCI del Hospital Lucus Augusti (HULA).
"Nadie podía presagiar que algo así pudiera ocurrir, no había ningún tipo de denuncia anterior a este hecho de violencia", ha explicado el regidor, para concretar que no constan comunicaciones de malos tratos ni ante la Guardia Civil ni ante el Centro de Atención a la Mujer.
Sea como sea, ha subrayado que se trata de "un hecho lamentable" que "quedará para siempre en la historia de la Fiesta de la Empanada de Chantada", cuya verbena fue suspendida tras conocerse este hecho y el atropello mortal de una joven de 25 años menos de una hora más tarde.
En cuanto a la pareja, Varela ha relatado que A.F. "era un hombre conocido en el mundo de la hostelería" y que "desde que se independizó se hizo con la hamburguesería" donde se produjo el disparo; mientras que, de Sonia F.D., ha aseverado que "también era muy conocida".
VIOLENCIA DE GÉNERO
Como han explicado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, el presunto agresor --A.F., de 41 años, pareja de Sonia F.D. y dueño de la Hamburguesería Piscis, donde ella trabajaba como camarera-- se encuentra en dependencias de la Guardia Civil de Chantada.
Ahora, la investigación trabaja para confirmar que se trata de un nuevo caso de violencia de género en Galicia, después de que el lunes un hombre matase de dos tiros a su mujer y después se suicidase en su vivienda de Barro (Pontevedra).
Por el momento, Sonia F.D., de 32 años de edad, se encuentra en la UCI del HULA en estado "muy grave" después de ser intervenida de urgencia para extraer la bala de su cabeza.