Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chaves dice que la decisión sobre las competencias del Guadalquivir "garantiza" la seguridad jurídica de trabajadores

El presidente federal del PSOE y vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves, ha asegurado esta sábado que la decisión de la Junta de Andalucía de revertir las competencias del Guadalquivir al Gobierno Central, se ha basado en "garantizar" la seguridad jurídica de los trabajadores y funcionarios dependientes de dichas competencias.
A preguntas de los periodistas en Medina Sidonia (Cádiz), donde ha celebrado un acto de partido junto al secretario general del PSOE de Cádiz y candidato número tres al Congreso de los Diputados, Francisco González Cabaña, el presidente federal socialista ha reiterado que la Junta de Andalucía ha adoptado "la mejor solución que se podía", tras la sentencia del Tribunal Constitucional, que declara el traspaso inconstitucional, mientras que el Tribunal Supremo declara nulos los decretos de traspaso.
Así, Manuel Chaves ha aseverado que la decisión se ha tomado pensando en la "seguridad jurídica de los trabajadores y funcionarios que estaban relacionados con las competencias del Guadalquivir". En este sentido, ha abundado en que si los trabajadores están pensando acudir a los tribunales "a reclamar o reivindicar algo" lo pueden hacer "con toda la legitimidad del mundo", añadiendo que la administración "respetará" esa decisión.
Chaves ha finalizado reiterando que la decisión ha estado basada en "garantizar la seguridad de los trabajadores y funcionarios dependientes de las competencias del Guadalquivir".
Cabe destacar que la Junta de Andalucía va a revertir de inmediato al Estado el "cien por cien" de las competencias sobre las aguas de la cuenca del Guadalquivir que discurren por su territorio ante la imposibilidad de encontrar un acuerdo satisfactorio con el Gobierno de la Nación que permitiera una "solución perfectamente legal y jurídicamente pacífica" a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que anuló el artículo 51 del Estatuto de Autonomía.