Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China y Corea del Sur tratan de evitar la expansión de la gripe A con medidas preventivas

Un joven mexicano y una monja surcoreana portaron desde México hasta Asia la gripe A al viajar a Hong Kong y Corea del Sur, lo que ha obligado a las autoridades a tomar todo tipo de medidas para evitar su propagación.
Entre ellas está la de aislar y controlar a todos los pasajeros del vuelo AM098 de Aeroméxico, que llegó a China el 30 de abril y de los que mantienen en observación a 44 ciudadanos mexicanos y a 12 chinos (10 en Pekín y dos en la provincia de Hebei), sin síntomas.
Según informaron hoy las autoridades de Pekín, la medida es de precaución y saldrán mañana de seguir sin síntomas, aunque permanecerán siete días en observación en caso de que los tengan.
La embajada mexicana en Pekín destacó que los ciudadanos mexicanos están bien y en aislamiento en hospitales especialmente designados (en Pekín los de Ditan y You'an) en el plan de contingencia o en los hoteles que ocupaban.
Li Xiulan, subdirector del Hospital Ditan afirmó hoy que no hay ningún caso confirmado y que si se produjera, están preparados para tratarlo por su capacidad en enfermedades infecciosas.
Según Li, el personal médico tiene experiencia adquirida en el tratamiento del SARS y para prevenir el contagio.
Según la embajada mexicana en China, 27 ciudadanos mexicanos son controlados en Shanghai, siete en Pekín, tres en Cantón (habían viajado a la gran Feria de la ciudad), tres en Donguang (provincia de Cantón) y otros cuatro en Hong Kong.
El Gobierno anunció hoy que fletará un avión chárter de la compañía China Eastern Ailines para repatriar a los chinos con billete para volar hoy a Shanghai, informó la agencia Xinhua.
El ministerio chino de Asuntos Exteriores recordó que se prohibieron los vuelos Tijuana-Ciudad de México-Shanghai tras la confirmación del caso del ciudadano mexicano de 25 años y afirmó que su reanudación dependerá de la evolución de la enfermedad.
Las autoridades sanitarias surcoreanas confirmaron también hoy la llegada del virus AH1N1 con el segundo caso Asia, una monja de 51 años que regresó recientemente de México y que está en observación.
Otras 20 personas que regresaron de México o convivían con la religiosa, entre ellas una mujer de 44 años, podría ser el segundo caso, mientras que Seúl anunció que obligará a los surcoreanos que lleguen de México a quedarse en casa una semana.
El ministro de Salud, Chen Zhu, informó de que no existe caso alguno en la China continental y destacó que el esfuerzo se centra en la prevención "y si abordamos la situación de una manera científica, se puede prevenir, tratar y controlar el contagio".
"Acumulamos años de experiencia con el SARS y tenemos capacidad y confianza en que podemos controlar la infección en China insistiendo en la prevención", dijo Chen el 30 de abril.
Experiencia por el SARS también tiene la que fue secretaria de Salud de Hong Kong, donde estalló el virus H5N1 de la gripe aviaria, Margaret Chan, actual directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que ya elevó a 5, el anterior al máximo, el nivel de alerta por el virus AH1N1.
Otras medidas de prevención incluyen la aplazar las adopciones internacionales de niños chinos por temor a que contraigan el virus A, por un posible contagio de los padres adoptivos extranjeros.
El Centro de Asuntos de Adopción de China (CAAC) pidió en su portal de Internet a las agencias internacionales intermediarias que aconsejen a los adoptantes el aplazamiento de los viajes a China.
"Las menores defensas de los pequeños y la propagación del virus de la Gripe A por diversos países del mundo llevan al Centro a adoptar la medida", informó la institución oficial.
Otra medida de prevención, es también la de prohibir las importaciones de carne de México, aunque el ministerio de Agricultura chino reconoció que no hay conexión entre el virus con la carne de cerdo y aunque el comercio bilateral es inexistente.
La autoridades sanitarias mexicanas confirmaron que no existe brote en la cabaña porcina y dijeron temer las consecuencias en un sector que emplea a 350.000 personas y produce 1,2 millones de toneladas de carne por valor de 2.205 millones de dólares al año.