Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos españoles descifran por completo el genoma del olivo, domesticado en el Mediterráneo hace 6.000 años

Tres centros de investigación españoles han logrado descifrar el genoma completo del olivo, el árbol emblemático del Mediterráneo, donde se domesticó hace 6.000 años de edad.
Los resultados han sido publicados este martes en la revista 'GigaScience' y según los investigadores abren la puerta a contribuir a la mejora genética de la producción de aceitunas y aceite, de gran relevancia en la economía y en la dieta españolas.
En concreto, revelan que el genoma del olivo que regula las diferencias entre las variedades, tamaños y sabor de las aceitunas, por qué son tan longevos, o las claves de su adaptación al secano.
El ejemplar secuenciado tiene más de 1.300 años de antigüedad. La especie, tiene una gran importancia para la economía española y otros países mediterráneos como Italia, Grecia y Portugal. El olivo produce cada año unos tres millones de toneladas de aceite de las que España produce aproximadamente un tercio.
Los investigadores que han descifrado el genoma del olivo pertenecen a los Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, del Real Jardín Botánico de Madrid-CSIC y del Centro Nacional de Análisis Genómico de Barcelona (CNAG-CRG). El trabajo, financiado por el Banco Santander, abre la puerta a nuevos trabajos de investigación que servirán para ayudar al olivo, tanto a su desarrollo como a protegerse de infecciones que ahora están causando verdaderos estragos, como son los ataques de bacterias (Xilella fastidiosa) y hongos (Verticillium dhailae).
"Es, sin duda, un árbol emblemático cuya mejora vegetal resulta muy difícil puesto que hay que esperar al menos 12 años para ver qué características morfológicas tendrá y ver si resulta o no interesante para hacer, por ejemplo, cruces", ha destacado el profesor de investigación ICREA y jefe del grupo de genómica comparativa del CRG, Toni Gabaldón, que ha liderado este trabajo.
"Conocer la información genética del olivo nos permitirá ahora contribuir a la mejora de la producción de aceites y aceitunas, de gran relevancia en la economía española", ha subrayado.
En concreto, ha precisado que el genoma ha generado "unos 1,31 mil millones de letras, que son más de 1.000 GBytes de datos". "Estamos sorprendidos porque hemos detectado más de 56.000 genes, significativamente más que los detectados en genomas secuenciados de plantas relacionadas y el doble que el genoma humano", ha agregado.
Además de descifrar el genoma del olivo, los investigadores han comparado el AND de este con otras variedades como el acebuche, que es un olivo salvaje.
Asimismo, han obtenido el transcriptoma, es decir, los genes que se expresan para valorar qué diferencias existen a nivel de expresión génica en hojas, raíces y frutos en diferentes estadios de maduración.
Según adelantan los investigadores, ahora el siguiente paso será descifrar la historia evolutiva de este árbol, que forma parte de la vida de las poblaciones del viejo mundo desde que en la Edad de Bronce comenzara un proceso de domesticación a partir del acebuche en el este del Mediterráneo que resultó en los olivos actuales.