Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de madrileños aguardan cola para que San Antón bendiga a sus mascotas

Cientos de madrileños han aguardado cola desde primera hora de esta mañana en la iglesia de San Antón de Madrid junto a sus mascotas para que el patrón de los animales les diera su bendición para preservar su salud y bienestar y adquirir el típico dulce de esta fiesta con el que, según cuenta la tradición, no falta dinero en todo un año.
En declaraciones a Europa Press, el cura de la iglesia de San Antón de Madrid, Celestino de Santiago Martínez, ha relatado la historia de porqué la bendición de San Antón se ha convertido en garante de salud y bienestar durante todo el año para las mascotas y ha señalado que la bendición también la recibe el propio dueño.
Desde las nueve de la mañana a las dos de la tarde y desde las 16 horas hasta las 20 horas, el cura bendice "cada minuto a un animal". "Este año no están pasando nada más que perros y gatos, y poco más. Yo he bendecido en el tiempo que he estado perros, gatos, periquitos y un conejo", ha indicado.
Así, una señora que lleva acudiendo a esta iglesia desde hace "más de diez años" porque tiene "mucha fe" en San Antón ha asegurado que siempre ha ayudado "mucho" a sus mascotas y ha relatado que una vez su yorkshire tuvo un accidente del que pensaban que no se iba a salvar y tras rezar mucho a su patrón se salvó.
Del mismo modo, una joven que llevaba junto a su madre a su caniche ha afirmado que para ella esta tradición "es muy importante" porque San Antón cuida de él "completamente". "Le han operado de las dos rodillas y corre, salta y brinca como un gamo", ha bromeado.
Por otro lado, un joven que también hacia cola en la iglesia ha reconocido que más que devoción en su caso es por "superstición". "Ya va a cumplir 14 años y sinceramente es para que dure. Un cocker tiene limitación, nadie es inmortal. Así que es para que dure los más posible y que llegue sano, para que no sufra nunca", ha confesado.