Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Claustro de Profesores no podrá evaluar a los alumnos con más de cuatro suspensos en Cataluña

El examen de recuperación de septiembre sumará junto a la evaluación continua del curso y los deberes de verano
Los alumnos que lleguen al final de curso con más de cuatro suspensos no podrán ser evaluados por el Claustro de Profesores, que de forma automática obligará a estos estudiantes a repetir curso, en cumplimiento del nuevo proyecto de orden de modificación del Proceso de Evaluación de Secundaria y Bachillerato en Cataluña a los que ha tenido acceso Europa Press.
Hasta este curso, los estudiantes con uno o más suspensos eran evaluados previamente por el Claustro de Profesores, que sin limitación podía hacer la 'vista gorda' a todos los suspensos del estudiante, dejando que pasara de curso con un máximo de dos.
Después de detectar que el 26% de los alumnos de cuarto de Secundaria se gradúan en Cataluña en estas circunstancias, la Conselleria ha limitado a dos las notas que el Claustro puede modificar.
De este modo, si un estudiante suspende cuatro el Claustro puede 'salvarle' de dos y pasarle de curso con las otras dos, pero si llega con cinco asignaturas al Claustro ya no podrá ser evaluado, porque solo podría ser 'salvado' de dos materias y no podría pasar de curso con tres.
ACTIVIDADES DE VERANO PARA SECUNDARIA
La orden también introduce formalmente el nuevo examen de recuperación que los alumnos de Secundaria podrán realizar en septiembre --en lugar de junio--, anunciado durante el curso pasado por la consellera.
La recuperación de septiembre formará parte de la evaluación continua de todo el curso, de modo que su nota contará junto a la evaluación de todo el curso y los ejercicios de verano.
De hecho, otra novedad es que los alumnos suspendidos también deberán realizar actividades de verano para facilitar la recuperación de estas materias.
Hasta el presente curso, los exámenes de recuperación tenían lugar ocho días después del final de curso, un tiempo "insuficiente" para preparar las pruebas con garantías, por lo que su reubicación en septiembre permitirá más tiempo de preparación.
La directora general de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Teresa Pijoan, ha remarcado esta medida como una segunda oportunidad para aprobar las materias pendientes y promover el esfuerzo: "Queremos que el alumno tome conciencia de su aprendizaje y haga un esfuerzo para entrar al siguiente curso sin asignaturas suspendidas".
En segundo de Bachillerato se mantienen los exámenes de recuperación en junio para facilitar a los alumnos que puedan presentarse a la Selectividad.
Entre otras novedades, la orden establece que en el paso de Primaria a Secundaria los profesores de la etapa inicial entregarán los resultados de las pruebas de sexto de Primaria y las actividades de refuerzo de verano a los de Secundaria para incidir en el seguimiento del alumno.