Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clínicas privadas rechazan que el Gobierno pueda permitir a las mutuas colaborar con el SNS sin necesidad de concurso

La Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP) asegura que existe un "rechazo unánime" en el sector de la sanidad privada a que la reforma de la Ley de las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales que prepara el Gobierno pueda permitir a estas entidades colaborar con la sanidad pública pruebas o tratamientos sin necesidad de un concurso público.
En un comunicado, esta entidad que representa a más de 450 centros ha defendido que esta posibilidad sería "gravemente lesiva" ya que, incluso en caso de haber un concurso, éste no sería en condiciones de igualdad por la exención tributaria absoluta de la que disfrutan las mutuas. y seguirán disfrutando, las Mutuas.
"Se consolidaría con esta norma una práctica que la FNCP ha denunciado también, por escrito y en diversas reuniones, a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia y a la propia Secretaría de Estado de la Seguridad Social, como es la contratación de los medios de las mutuas para descongestionar la Sanidad Pública", han denunciado.
Sobre todo, según añaden, cuando estas entidades están destinados "única y exclusivamente" a cubrir necesidades de quienes abonan las cuotas, que son los empresarios adheridos a cada una.
Adicionalmente, temen que también se prevea que las mutuas puedan contratar asistencia con entidades aseguradoras privadas, lo que significaría introducir más de 400 centros sanitarios en el mercado de la provisión sanitaria privada.
Además, como estos centros están en su mayoría amortizados vía cuotas y dadas sus ventajas legales, la libre competencia entre los centros sanitarios privados resultaría "muy perjudicada", ya que ninguna clínica podría igualar las condiciones de las que parten las mutuas.
La justificación que se utiliza para legitimar esta práctica es que hay recursos excedentarios de las mutuas, advierte la FNCP, que aboga porque éstas sigan siendo un "eficaz medio de gestión" de prestaciones de la Seguridad Social "sin que en ningún caso se conviertan en una prolongación de la sanidad pública".