Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clinton pide la liberación inmediata de las periodistas detenidas en Corea del Norte

La secretaria de Estado de EE,UU., Hillary Clinton, dijo hoy que los cargos presentados contra las dos periodistas estadounidenses detenidas en Corea del Norte son "infundados", y pidió a Pyongyang que las libere "de inmediato".
La jefa de la diplomacia estadounidense dijo en declaraciones a la prensa después de su reunión con el ministro de Exteriores de Malasia, Anifah Aman, que, no obstante, el hecho de que las dos ciudadanas estadounidenses vayan a tener ahora un juicio "es una señal de que pueda haber pronto una resolución" de este caso.
Horas antes, el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, expresó su preocupación por la situación de las dos comunicadoras, y exigió a Pyongyang que cumpla con sus compromisos internacionales y permita acceso consular a las mujeres.
Corea del Norte anunció hoy que Laura Ling y Euna Lee serán juzgadas el próximo 4 de junio en ese país, pero Estados Unidos todavía carece de información oficial sobre el juicio.
Kelly explicó en su rueda de prensa diaria que Suecia, país que representa los intereses de Estados Unidos en Corea del Norte, no ha tenido acceso a las dos periodistas desde el pasado 30 de marzo.
"Instamos a Corea del Norte a que acate todos sus compromisos internacionales incluso, lógicamente, su compromiso de permitir acceso consular" a las dos mujeres, indicó.
"Nos sigue preocupando el bienestar de las dos periodistas estadounidenses. Esperamos que puedan volver a reunirse cuanto antes con sus familias en Estados Unidos", señaló Kelly.
Ling y Lee, que trabajan para el medio de Internet de San Francisco (EE.UU.) Current TV, fueron detenidas el 17 de marzo en la frontera norcoreana con China mientras grababan imágenes para un documental sobre tráfico de mujeres norcoreanas.
A finales de ese mes, Corea del Norte anunció que las acusaría de "entrada ilegal" y "actos hostiles", al comprobar los cargos a través de pruebas y declaraciones de las propias periodistas.
No está claro si las periodistas traspasaron o no la hermética frontera entre China y Corea del Norte, uno de los países del mundo que más dificulta una cobertura periodística.
Aunque Pyongyang no ha especificado de qué actos hostiles se las acusa, podrían ser sentenciadas a cumplir una pena de entre cinco y diez años en campos de trabajo en el país comunista.
Además, si se les llegará a acusar de cargos de espionaje, las dos periodistas podrían ser castigadas con hasta 20 años de prisión.