Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coca-Cola impulsa un proyecto de recuperación hidroforestal con 20.700 árboles en las Cuencas Mineras de Teruel

Coca-Cola, junto con la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes) y la Universidad de Zaragoza, ha presentado este jueves en Utrillas (Teruel) el proyecto de recuperación hidroforestal 'Plantando Agua' que lleva a cabo en la zona de las Cuencas Mineras que contempla, entre otras actuaciones, la plantación a corto plazo de 20.700 árboles de diferentes especies autóctonas que requieren un bajo consumo hídrico.
Se da la circunstancia de que la zona elegida fue asolada en 2009 por un incendio forestal originado por un rayo, en el que se perdieron 7.300 hectáreas de vegetación. En declaraciones a Europa Press, el director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola, Juan José Litrán, ha explicado que el proyecto -que nació con el objetivo de restaurar el entorno natural de la comarca, mejorar la calidad del agua y dinamizar la economía de la zona-- se encuentra en la fase de ejecución y medición de resultados, tras el análisis y estudio inicial, con el fin "saber cómo continuar y ver si es exportable y replicable".
Asimismo, se realizarán dos estudios, uno sobre la carga ganadera y otro sobre la cabra montés, para estudiar posibles iniciativas de desarrollo económico para la zona vinculadas con la gestión correcta del monte.
Litrán también ha subrayado que 'Plantando Agua' se enmarca en "el compromiso que la compañía tiene con el agua" aunque, a diferencia de otros proyectos ambientales que lleva a cabo Coca-Cola a nivel nacional, éste "se ha gestado de abajo a arriba", además de contar con la participación de agricultores, administraciones y academias. En concreto, la iniciativa cuenta con la participación y el apoyo del Gobierno de Aragón, el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y las Universidades de Zaragoza y Barcelona.
En la misma línea, durante la rueda de prensa de presentación del proyecto, el director de Ecodes, Víctor Viñuales, ha apelado a "la nueva cultura colaborativa" al asegurar que esta iniciativa se trata de "todo un modelo de cooperación entre empresa, administraciones, sociedad civil e instituciones académicas", además de hacer hincapié en el papel de la innovación.
'Plantando Agua' se gestó en 2012 y se impulsó en el marco de un proceso de participación y debate entre ayuntamientos, comarca y entidades locales con el objetivo de detectar las necesidades de la zona y definir las líneas de trabajo. En una segunda fase, en 2013, se ha desarrollado el Plan Director, con el fin de elegir las especies vegetales que se adaptan mejor a periodos de sequía y la delimitación de zonas de actuación para evitar la proliferación de incendios en el futuro.
EL BOSQUE DEL SIGLO XXI
De este modo, se persigue configurar "un nuevo modelo del bosque del siglo XXI", que le haga posible funcionar con menos agua y ser menos vulnerable a los incendios forestales. En este sentido, sus impulsores han destacado en rueda de prensa que representa "la primera experiencia de restauración ecológica ambiental" que se realiza en la materia.
En palabras de José Manuel Nicolau, de la Universidad de Zaragoza, las claves para que el bosque sea sostenible pasan porque sea resistente a incendios futuros, adaptado al cambio climático, compatible con ungulados silvestres -como cabras, corzos o jabalíes-- y que sea capaz de aportar beneficio a la sociedad.
Para ello, se han desarrollado varias líneas de trabajo con el objetivo de identificar cuánta agua quedará a disposición de la sociedad como aguas superficiales y subterráneas (conocida como 'agua azul') y cuánta agua será utilizada por la vegetación y la evaporación ('agua verde') pues, como ha explicado Nicolau, "no siempre donde hay más vegetación, hay más agua"
Además, se están aplicando modelos hidrológicos que permiten estimar la evaporación de una cuenca a partir del tipo de cubierta vegetal existente y se han instalados sensores de humedad aportados por el CSIC que registrarán información a lo largo de todo el proyecto.
De esta forma, "Plantando Agua" permitirá la recuperación del hábitat de la flora y la fauna, salvaje y cinegética, mediante la reforestación con especies autóctonas de bajo consumo de agua. Además, con la regeneración del manto vegetal, se aumentará la eficiencia en la captación de 'agua verde' y se asegurará un incremento de 'agua azul' en los acuíferos para el consumo humano, además de favorecer el empleo local y proporcionar un modelo para la comunidad científica con el objetivo de crear un programa marco de intervención en zonas devastadas por el fuego.
Por otro lado, de cara al futuro, Litrán ha adelantado que la compañía "mantiene su compromiso" y seguirá trabajando en 2015 en los cuatro proyectos que actualmente desarrolla en España (Tablas de Daimiel, en Ciudad Real; Valencia, Barcelona y Aragón) además de "explotar en el buen sentido" los resultados obtenidos en Castellón en materia de desalinización, con el fin de "consolidar todos los proyectos".
Los proyectos de recuperación de agua puestos en marcha por Coca-Cola a nivel nacional aportaron, durante 2013, más de 1.200 millones de litros de agua en España.