Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Colegio de Geólogos reclama la actualización de la normativa sísmica española tras el terremoto de Chile

El Ilustre Colegio de Geólogos de España (ICOG) ha reclamado la actualización de la normativa sísmica nacional porque el sur de la Península tiene "riesgo moderado" de seísmos y ha lamentado que las administraciones públicas competentes "no se tomen en serio el tema".
Así, tras el terremoto de 8,2 magnitud Richter registrado la madrugada de este miércoles en Chile y que ha dejado al menos cinco fallecidos, el presidente del colegio profesional ha manifestado que España no es Chile, pero el sur peninsular se sitúa sobre una zona de riesgo sísmico moderado, por lo que es "necesario" actualizar la peligrosidad sísmica en función de las fallas activas existentes.
"España no es Chile, pero la zona sur-sureste peninsular, sobre todo Andalucía, Murcia y Alicante, se localizan en una zona de riesgo sísmico moderado", ha insistido el colectivo.
Además, insiste en que cerca del aniversario del terremoto que registró Lorca (Murcia) el 11 de mayo de 2011 "aún no se ha actualizado la normativa sismorresistente" en España y ha añadido que en 2011 el Colegio de Geólogos publicó un decálogo para la prevención del riesgo sísmico. A su juicio, es preciso implementar estudios de riesgos sísmicos e incorporarlos a la normativa sismorresistente.
Respecto al terremoto registrad en Chile, el colegio profesional ha explicado que este país se sitúa en el límite de las placas Americana y Nazca y que se trata de una de las zonas de mayor riesgo sísmico del mundo, junto con Japón, California, China e Irán.
El terremoto en Chile se ha producido a 10 kilómetros de profundidad en el mar, a 98 kilómetros de la costa y ha generado 2,5 metros de elevación del nivel del mar. El epicentro se ha localizado en el puerto de exportación minera de Iquique y el terremoto se ha dejado sentir en Perú y Bolivia.