Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Colegio de Médicos de Madrid imparte seminarios formativos para resistir la presión y evitar el estrés

El Colegio de Médicos de Madrid ha puesto en marcha los seminarios formativos del proyecto 'Yo cambio el mundo cambiándome yo', de la Fundación Vivo Sano, para enseñar a los facultativos herramientas "que les ayuden a superar las limitaciones de un sistema de atención sanitaria complejo, saturado y a veces frustrante, de forma que la presión del día a día no merme la calidad de la atención al paciente y que el propio profesional de la salud logre un mayor nivel de satisfacción en su trabajo diario", han explicado.
El objetivo es concienciar a las personas sobre la responsabilidad individual y la actuación ética y eficiente en un entorno complejo como es el de la Sanidad. "El resultado que se busca son profesionales más eficaces y más humanos, más satisfechos con su tarea, y unas relaciones humanas más sanas y productivas", han afirmado.
Médicos especialistas en ginecología, cirugía plástica o medicina interna son algunos de los primeros facultativos que han probado este entrenamiento. La buena acogida que ha tenido entre estos colectivos ha hecho que el Colegio de Médicos ya haya planificado repetir la actividad el curso que viene.
"Para ser capaces de cambiar nuestro entorno debemos rescatar nuestro poder individual. La idea es ayudar a estos profesionales a no sucumbir a las circunstancias, a no ser víctimas del sistema, sino a sobreponerse desde su responsabilidad individual y con sus propias herramientas para lograr mejorar precisamente ese sistema que puede llegar a ser muy complejo, pero que a la vez es importantísimo para quienes acuden a él con problemas de salud", ha explicado la directora del proyecto, Laura Martínez.
El enfoque de 'Yo cambio el mundo cambiándome yo', según han explicado, "gira en torno a la responsabilidad individual de cada persona para cambiar y mejorar su entorno. Para ello se ahonda en el auto conocimiento como herramienta fundamental para manejar las emociones".
La metodología de los seminarios es sobre todo práctica. Mediante distintos ejercicios las dos ponentes ayudan a los participantes a plantear las situaciones más estresantes o frustrantes a las que se ven sometidos, para analizarlas desde distintos ángulos y ayudarles a encontrar por sí mismos herramientas para sobreponerse y superar dichas situaciones, evitando que vuelquen ese estrés y frustración en los pacientes.
SÍNDROME DE 'BURN OUT'
Una de las embajadoras del proyecto y ponente de los seminarios, médica internista y especialista en psicoanálisis, Alejandra Menassa, ha explicado que "cualquier trabajador es susceptible al desánimo y a la pérdida del entusiasmo por su trabajo, pero los que mantienen un contacto directo con el público corren mucho más riesgo de sufrir el síndrome del 'burn-out', como es el caso de los profesionales de la salud, por la importancia de la labor que desarrollan, de máxima cualificación y a la vez de máxima exigencia humana".
La experta ha asegurado que una de las cosas que más le ha sorprendido es "ver cómo cuestiones que antes te parecían escollos irresolubles pueden enfrentarse de otra manera mucho más productiva. A veces el propio sistema te hace perder la perspectiva de la realidad, y los ejercicios que hemos practicado durante estos talleres sobre situaciones reales que planteábamos los propios alumnos me han hecho abrir los ojos sobre la realidad de mi trabajo diario".
Una de las participantes en el seminario ha explicado los beneficios de la actividad, "uno de los mayores aportes que me llevo de este seminario es aprender a discernir lo que corresponde a otros o al sistema de salud, y lo que nosotros como médicos podemos cambiar o mejorar; entender la extensión de nuestra responsabilidad y no sentirnos culpables por lo que no está en nuestras manos resolver. Sin duda, volveré a participar en futuros talleres, porque me ayudan a mejorar no sólo en mi profesión, sino también personalmente".