Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia y México se reparten mieles del III premio Planeta-Casa de América

La escritora colombiana Ángela Becerra resultó hoy ganadora del III Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América. EFEtelecinco.es
La colombiana Ángela Becerra ganó hoy con una novela "de entraña pura" el III Premio Planeta-Casa de América, mientras que el mexicano Pedro Ángel Palou fue declarado finalista del certamen que conlleva la publicación y distribución de ambos libros por los 22 países de Iberoamérica.
La obra de Becerra (Cali, 1957) fue alabada por el también escritor y jurado de esta edición, Paco Ignacio Taibo II, quien la consideró "una combinación de novela de acción y de reflexión".
La autora colombiana dijo a Efe que sentía que su novela, titulada "Ella que lo tuvo todo", ha sido "la más madura" de las que ha escrito hasta ahora.
Relató cómo surgió al observar en un bar a orillas del Arno, en la ciudad italiana de Florencia, a una mujer enjoyada con un rostro que llevaba "una tristeza enganchada en la cara, terrible" que da vida a su personaje, una escritora traumatizada por un accidente.
Becerra confesó que "la donna di lagrima" que protagoniza su historia es una mujer que busca "sentirse viva" y lo logra al conocer a un hombre tímido, coleccionista de binóculos y telescopios, dueño de una librería.
Su timidez le impide acercarse a otras personas excepto a "Ella", la protagonista femenina, quien se convirtió en un personaje tan fuerte que casi durante dos meses poseyó a la propia Becerra.
La mujer trata de recuperarse de dolores pasados "restaurando libros antiguos que están descuadernados, que han perdido capítulos enteros, incluso el nombre del autor, o el final de la historia" en una Florencia donde la escritora pasó dos meses trabajando.
Considerada por algunos críticos como la precursora del "idealismo mágico", que, según sus propias palabras, es "la magia al servicio de las emociones", Becerra se mostró muy satisfecha por la oportunidad que le proporcionará el premio que recibió hoy para que su obra rompa fronteras y llegue a públicos de toda Iberoamérica.
Del otro galardonado, Pedro Ángel Palou (Puebla, 1966), el también jurado Juan Eslava Galán, dijo que en la novela "El dinero del diablo", centrada en la figura de Eugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli (1876-1958), quien se convertiría en Pío XII en 1939, era una obra "muy enteriza" y "equilibrada".
A la acción intrínseca del libro, un "thriller histórico-político" sobre la corrupción vaticana, se une el hecho de que está muy bien documentado, agregó el español Eslava Galán.
Palou sostuvo que la obra era un novela de espionaje que giraba en torno a "un personaje siniestro" y "terrible de la Historia", Pacelli, a quien considera el asesino intelectual de su antecesor, Pío XI.
Éste último al parecer trabajaba en "una encíclica perdida en defensa de los judíos" cuando murió.
De Pacelli Palou dijo que fue una figura clave en el respaldo que el Vaticano daría a los fascismos en la primera mitad del siglo pasado, unas alianzas que permitieron levantar las finanzas del Estado papal cuando éste se encontraba quebrado.
El propio Palou se mostró crítico con la Iglesia católica actual, una institución "muy envejecida" y que siempre ha estado "ligada al poder".
"Se empeña de todas las formas posibles en que no haya fe", aseguró el escritor mexicano, uno de los miembros del grupo del "crack", al que también pertenecen Jorge Volpi y Eloy Urroz, entre otros.
Preguntado sobre si había cierta obsesión de los escritores de habla hispana con la Iglesia, sostuvo que en Iberoamérica "el tema religioso es central" en la actualidad.
El pasado año el también finalista de la II edición de este mismo premio fue "Justos por pecadores", una novela sobre las vivencias de un joven en el Opus Dei, del colombiano Fernando Quiroz.
Los premios anunciados hoy, al que concurrieron 493 obras, incluyen un premio en metálico de 200.000 dólares para el ganador y de 50.000 para el finalista, así como la publicación de ambos libros el próximo mayo.
Los anteriores ganadores fueron el argentino Pablo de Santis, en 2007, con "El enigma de París", y el chileno Jorge Edwards, con "La casa de Dostoievsky", el año pasado.