Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comer con calma ayuda a mantener la figura

Si comemos muy rápido al cuerpo no le da tiempo a sentirse satisfecho.telecinco.es
Un grupo de investigadores del Hospital General de Atenas ha utilizado el helado para demostrar que comer muy rápido es contraproducente, no es sano y engorda, según publica Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. Los voluntarios han degustado 300 gramos de helado durante un tiempo máximo de media hora. Hubo quien en pocos minutos se lo comió todo. 
Los investigadores les sacaron sangre antes de tomarse el helado y después cada 30 minutos durante tres horas y media. Les midieron la glucosa en sangre, la insulina, la grasa y los niveles de dos hormonas, los péptido YY y el glucagón péptido. Estas hormonas, producidos por el intestino, actúan sobre el cerebro al inducir saciedad. Son las que dan la orden de dejar de comer. Quienes habían pasado más tiempo comiendo helado tenía más altos los péptidos YY y similares porcentajes de glucagón péptido, y no por casualidad dijeron sentirse más satisfechos.
"Muchos de nosotros hemos escuchado que comer rápido pude hasta convertirnos en obesos y hay otros estudios que confirman esta idea", ha explicado Kokkinos Alexander, director de la investigación del hospital de Atenas que ahora "tiene datos que lo explican todo". Si se come demasiado rápido, no da tiempo a que las hormonas den la señal de saciedad al cerebro, es decir, que la orden de parar de comer no llega y se come más de lo realmente necesario.
Por eso estos investigadores advierten de la necesidad de enseñar a los niños a disfrutar y saborear la comida. El problema de comer demasiado de prisa lo padecen cada vez más los adultos. Los horarios de trabajo y la vida agitada obligan a engullir la comida. Estos expertos recomiendan comer y cenar con la tranquilidad suficiente como para que nuestro cuerpo sienta la saciedad.