Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienzan las actuaciones para reflotar el barco de abono varado en el Guadalquivir

Las actuaciones para reflotar el buque cargado de abono que se encuentra varado en la orilla del Guadalquivir a la altura del término municipal de Trebujena (Cádiz) comenzarán este mismo miércoles y se prevé que estén ultimadas para el sábado, día en el que, aprovechando la pleamar, un remolcador de la potencia adecuada intentará sacarlo del fango.
Según han explicado a Europa Press fuentes de la Dirección General de la Marina Mercante, el armador del Citadel, de bandera holandesa, presentó este martes a la Capitanía Marítima de Sevilla el plan de reflotamiento, que había sido encargado previamente a una empresa especializada.
La Capitanía estudió dicho plan y vio que era viable por lo que dio su visto bueno a los propietarios del barco, que ya están contratando los medios necesarios para desarrollar el mismo. Ese plan, según han explicado las mismas fuentes, pasa por una primera etapa que consiste en eliminar lodo de los laterales del buque, algo que se conoce como "hacerle la cama al barco", de modo que éste tenga más fondeo.
Así, esta misma tarde una serie de dragas comenzarán a trabajar alrededor del barco para proceder a esas operaciones que, de acuerdo a los plazos previstos, se extenderán durante dos o tres días, de modo que estén terminadas para el sábado, día en el que, aprovechando la pleamar, un remolcador de la "potencia adecuada" intentará desencallar el barco tirando de él hasta que pueda navegar por sí mismo.
Fuentes de la Dirección General han recordado que la carga no es contaminante y que no existen peligros para la navegación ni para el medio ambiente pero que se le ha prohibido al capitán del buque hacer movimientos sin autorización.
DOS INVESTIGACIONES
Por otro lado, Marina Mercante ha informado de la apertura de dos investigaciones, por una parte la de la Capitanía Marítima de Sevilla, que se realiza de oficio y que concluirá en un expediente que, en caso de negligencia, tendría un efecto vinculante y podría llegar a ser sancionador. El resultado de esta investigación será, en su momento, elevada a la Dirección General dependiente del Ministerio de Fomento.
Según las fuentes consultadas, "aún es pronto" para prever si la situación podría conllevar alguna sanción económica ya que lo que se conoce por el momento es que el buque perdió visibilidad por la densa niebla.
Por otro lado, la Comisión de Investigación de Accidentes de Fomento también está actuando y realizará en su momento un expediente que en todo caso solo será informativo, sin que establezca una sanción pecuniaria.