Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión para el retorno de La Fe dice que el acta de Sanidad "condena" las antiguas instalaciones

La Comisión Cívica por el retorno del Hospital la Fe de Valencia a Campanar considera que la última propuesta presentada por la Conselleria de Sanidad supone "una condena a muerte" de las antiguas instalaciones en este barrio valencianos, por lo que exigen su retirada y una reunión para tratar de llegar a "un punto de acuerdo", según ha señalado uno de sus integrantes, el exconcejal socialista, Matías Alonso, quien ha recalcado que se mantiene la manifestación prevista para el próximo 14 de noviembre, la sexta que se convoca.
Al respecto, ha explicado que este acta la presentó el conseller de sanidad, Luis Rosado, en la reunión que convocó el pasado 17 de octubre "curiosamente dos días antes de la última manifestación". En ella participaron, además de los directivos de la conselleria la concejal del Ayuntamiento de Sanidad, Lourdes Bernal, y la presidenta de la Federación de Vecinos de Valencia, Maria José Broseta, que no lo firmó, junto a 11 representantes.
"Se trata de la enésima maniobra que monta de la conselleria ante una manifestación, pero como no se firmó no lo han publicitando y nos tememos que días antes de la próxima convocatoria del día 14 traten de montar alguna otra", ha criticado.
Alonso ha señalado que este acta "no se va a firmar nunca" ya que supone "una condena a muerte" de las antiguas instalaciones y "lesionar aun más la calidad de vida de los ciudadanos de esta zona norte de la ciudad". Así, ha explicado que en primer lugar Rosado aduce un informe técnico para "decir que estas instalaciones son inviables a medio plazo" por lo que se propone la redacción de un Plan Director.
Dentro de este plan, Alonso señala que la conselleria se compromete a mantener un servicio de atención urgente 24 horas "algo que no es ninguna novedad" porque es el que ya funcionaba en la calle Alboraia, por lo que no es "un avance sino retroceso". "Siempre hemos advertido que la solución no es desvestir un santo para vestir a otro", ha lamentado. Además, señala que el nuevo punto de urgencias propuesto "no atiende a todas las personas" y quien acude a él "tiene el riesgo que consideren que no está demasiado grave y lo manden a la nueva Fe". "Ni siquiera es un auténtico servicio hospitalario de urgencias", ha reprochado.
PASO ATRÁS
En segundo lugar proponen un área de hospitalización para pacientes de media y larga estancia, con ingresos superiores a los 15 días, que "ya existe, no es ninguna novedad", mientras que el tercer punto es "un paso atrás con respecto a las promesas" del exconseller Manuel Cervera "que no ponía condiciones" para establecer un Centro de Especialidades y que "ahora hacen depender de la situación", al que "progresivamente se irán incorporando los especialistas del centro de Alboraia".
Alonso ha constatado que "en ninguna parte aparece la palabra que queremos: Hospital de Campanar", por lo que es "infirmable para nadie". "Nosotros proponemos una alternativa, que es un hospital digno y del tamaño adecuado que siga prestando los servicios que nosotros teníamos y con un hospital infantil". Así, evidenciado que firmar este acta supondría "ir en contra de lo que acordó la mayoría de fuerzas sociales y del arco parlamentario, salvo el PP".