Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión Nacional de Racionalización de Horarios cree que el cambio horario del fin de semana "no tiene razón de ser"

Asegura que el español duerme una media de 53 minutos menos que el resto de europeos, afectando a la productividad, la siniestralidad y el estrés
El presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios Españoles, Ignacio Buqueras, cree que el cambio horario que tendrá lugar el próximo fin de semana, en la madrugada del sábado al domingo, cuando se retrasará el reloj una hora, "no tiene razón de ser".
"Esta es una de las asignaturas pendientes de Rajoy. Lo hemos hablado con él, con la vicepresidenta, con varios ministros y todos dicen que sí, que llevamos razón, pero no es cuestión de buenas palabras sino que hay que pasar a los hechos", ha indicado Buqueras, con motivo de la reunión celebrada en el Parlamento regional, previa al IX Congreso Nacional para la Racionalización de Horarios que comienza este martes en Ciudad Real.
Buqueras ha defendido "el horario de Canarias" que es "el que nos corresponde", tal como solicitaron ya el pasado 30 de marzo al Gobierno. "Pedimos que no hubiera movimiento en las manecillas del reloj y de manera automática recuperáramos la hora".
Sin embargo, ha asegurado que, además de este asunto, la Comisión cree que "hay otros temas importantes como la verdadera coordinación entre horarios laborales, comerciales y escolares" o el hecho singular de que los almuerzos españoles se sucedan "durante hora y media o dos horas", prolongando la jornada laboral, "lo que afecta a la baja natalidad y a las separaciones matrimoniales, porque las parejas no tienen tiempo para hablar".
A su juicio, los horarios españoles no permiten ni la conciliación, ni la igualdad, ni la corresponsabilidad, ni favorecen la productividad", y considera que "en un momento de crisis" como el actual el país debe tener "horarios más humanos, racionales y europeos".
GRANDES PERJUDICADOS
Según Buqueras, "los grandes perjudicados" de los horarios actuales son mujeres y niños, y por ello ha incidido en que hay que "hacer especial hincapié en la corresponsabilidad", y en el 'prime time' de las televisiones, ya que el español medio "duerme 53 minutos menos que el resto de europeos y esto afecta a la productividad, la siniestralidad laboral, el estrés y el fracaso escolar".
El presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios Españoles ha recordado que España está fuera del horario solar, el que marca Greenwich, desde 1942, cuando países como Inglaterra, Francia, Portugal e Irlanda, durante la II Guerra Mundial, decidieron tener los mismos horarios "para evitar equivocaciones por los bombardeos".
Aunque todos ellos al terminar la guerra recuperaron el horario que les correspondía, España no lo hizo así, siendo esta una de las reivindicaciones de la Comisión, que en su web http://www.horariosenespana.es/ tiene colgados dos manifiestos, en defensa de los horarios racionales y otro por el tema del 'prime time'.
CONCILIACIÓN, RETO DEL FUTURO
Por su lado, la vicepresidenta primera del Parlamento, Cesárea Arnedo, ha valorado que la Comisión haya elegido las Cortes para esta celebración, y ha avisado de que el Parlamento "comparte parte de los fines de la institución", convencida de que "la conciliación no solo laboral sino personal es el reto" del futuro.
El Congreso, que se desarrollará durante dos días en Ciudad Real, incluirá diversas actividades como la entrega de la IX edición del Premio para Racionalizar los Horarios y mesas redondas, algunos de cuyos ponentes estaban este lunes en el Parlamento para adelantar las líneas básicas de sus intervenciones.
Así, la directora general de Familia, Menores y Promoción Social, Silvia Valmaña, ha resaltado la flexibilización de horarios de los funcionarios que ha acometido el Gobierno regional, de tal modo que pueden adaptar su jornada entre las 7.00 y las 20.00 horas, así como el Plan de Apoyo a la Familia 2013-2016, que apuesta por conciliar la vida laboral y familiar.
El coordinador general de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles (AROHE), Ángel Largo, ha comentado que el IX Congreso incidirá en temas que afectan a la sociedad y el país, con el objetivo de "salir de la irracionalidad de los horarios para volver a la racionalidad".
"HAY SECTORES EN CONTRA"
De su lado, la presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados y de AFAMMER, Carmen Quintanilla, ha defendido la iniciativa de la Comisión Nacional, pero ha recordado que este cambio horario "no puede hacerse de la noche a la mañana" porque hay que estudiar su incidencia económica y "hay muchos sectores en contra", como el de la hostelería y el turismo.
Ha indicado, en cualquier caso, que "todos queremos que se cambien --los horarios-- porque habrá una mejor conciliación y un compromiso mayor con la corresponsabilidad". En este mismo sentido se ha pronunciado el director general de Trabajo, Antonio Conde, que ha apostado por "perder el miedo" a una nueva organización laboral, ya que no todo el mundo debe trabajar a la misma hora ni los mismos días.
La vicepresidenta de la Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios Españoles (Arhoe), Nieves Alarcón, ha comentado que el problema de la racionalización de horarios ya se solucionó hace tiempo en otros países, mientras que la presidenta de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE), Ana Bujaldón, ha incidido en la necesidad de acometer un cambio social, para crear un "entorno laboral sin barreras", aunque para ello "hay que replantear los horarios".
Otro de los participantes en esta cita será el director general de Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías, Daniel Martínez, que se ha referido a las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías en el ámbito laboral pero también a los "peligros" que esas mismas tecnologías --ansiedad, estrés, disponibilidad en cualquier momento-- pueden crear a la hora de conciliar.