Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Comité de Bioética avala el marcaje de pacientes terminales pero avisa de "estigmatización"

El Comité de Bioética de Catalunya ha avalado que se catalogue a los pacientes terminales como enfermos crónicos avanzados --Maca, por sus siglas en catalán--, tal y como indica el Programa de Prevención y Atención a la Cronicidad impulsado en marzo de 2013 por la Conselleria de Salud, aunque ha avisado del peligro de "estigmatizar" al colectivo y relegarlo a un segundo plano terapéutico.
En el documento 'Reflexiones sobre la ética en la identificación', recogido por Europa Press, constata su preocupación por que el marcaje "pueda generar conductas no deseables de abandono o de limitación prematura de posibilidades beneficiosas", y lo argumenta diciendo que algunos pacientes pueden sentir que los médicos pierden el interés en su caso.
Destaca que la codificación "puede ser utilizada de forma inadecuada cuando otros servicios toman decisiones", por lo que apuesta por alertar explícitamente en la historia clínica del paciente del peligro de estigmatizarle precipitadamente y registrar cuidadosamente sus datos.
El Programa de Prevención y Atención a la Cronicidad ha permitido identificar de momento a 100.000 pacientes crónicos catalanes que requieren una atención paliativa integral, 10.000 de ellos Maca, es decir, con una esperanza de vida inferior al año.
El comité celebra que Salud haya decidido identificar a los pacientes terminales para evitarles ingresos hospitalarios y intervenciones quirúrgicas innecesarias, y lo argumenta firmemente: "No todo lo que es técnicamente posible es deseable".
Pide "que se escuche a los enfermos sobre sus miedos, preocupaciones, deseos y preferencias", así como que se les informe sobre las distintas posibilidades de afrontar sus problemas de salud, y han celebrado que estos aspectos se hayan tenido en cuenta para elaborar el plan de marcaje.
De hecho, destaca que el modelo tiene en cuenta unos principios éticos básicos: "Intentar prevenir y evitar la futilidad y el daño, procurar maximizar el bien que se pueda ofrecer y hacerlo sin discriminación, promoviendo la autonomía de cada uno y respetando su decisión".
DEDICACIÓN
El comité también alerta de que es el médico el que debe catalogar a los pacientes Maca al contestar la pregunta '¿Le sorprendería que este paciente pueda morir en 12 meses?': "Requiere una dedicación importante y pide más tiempo de los profesionales. I este es otro peligro porque, teniendo en cuenta el contexto actual, pueden hacerse reales los temores a los efectos no deseados".
Constata que la pregunta "no es suficiente y se debe combinar con otros parámetros y criterios clínicos" para catalogar al paciente, al que también aconseja informar de que se le marcará como Maca y hacerlo con su consentimiento.
Asimismo, destaca que identificar precozmente a los pacientes terminales "permite ofrecerles una perspectiva asistencial más adecuada a sus necesidades y preferencias", y posibilita un proceso gradual de planificación compartida de decisiones anticipadas, así como de cuidados paliativos.