Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo abre una Unidad de Patología Glomerular y enfermedades sistémicas

El Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo pone en marcha una Unidad de Patología Glomerular y enfermedades sistémicas dirigida por el doctor Delgado Lillo y a la que se incorpora como Nefrólogo Asesor el doctor Praga Terente, referente nacional e internacional en esta patología.
Los expertos recuerdan que el éxito en el tratamiento de estas enfermedades se basa en el abordaje de la enfermedad por equipos expertos que lleguen al diagnóstico correcto y posean la experiencia necesaria para aplicar el gran arsenal terapéutico del que la medicina dispone en la actualidad.
Por ello, y teniendo en cuenta que las enfermedades primarias del riñón tienen una baja frecuencia, "es importante que las mismas sean tratadas en Centros especializados, que atiendan un volumen alto de población, con un elevado número de casos de patologías severas, en manos de especialistas con experiencia en su tratamiento; lo contrario nunca es sinónimo de buenos resultados".
Las enfermedades que afectan al riñón pueden ser primarias -tales como las glomerulonefritis primarias y las nefropatías intersticiales- o secundarias a enfermedades sistémicas, entre las que destacan, por orden de frecuencia, la diabetes mellitus, seguida de la hipertensión arterial. Además, hay un gran abanico de enfermedades que pueden provocar daño en el riñón como el lupus, las vasculitis y diversas enfermedades autoinmunes y hematológicas, entre otras.
Para el tratamiento de estas enfermedades, desde el Servicio de nefrología clínica del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo destacan que disponen de los medios necesarios y de la colaboración de todas las especialidades requeridas, como son cardiología, hematología, endocrinología, reumatología o medicina interna. "Pueden realizarse todas las pruebas necesarias tanto analíticas como radiológicas y anatomopatológicas, mediante la realización de biopsias renales percutáneas que permitan un diagnóstico correcto con las técnicas más avanzadas de microscopía óptica y electrónica, inmunofluorescencia o inmunohistoquímica", añaden.
Además, recuerdan, en los últimos años se han desarrollado nuevos fármacos que aportan magníficos resultados y que pueden ser aplicados tanto en hospital de día como a pacientes ingresados. Como destaca el doctor Lillo, "una de las partes fundamentales del proyecto es desarrollar un programa de docencia e investigación de nuevos fármacos".