Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Compone un poema para Madeleine McCann, a los 1.000 días de su desaparición

Retrato de la niña británica Madeleine McCann, desaparecida el 3 de mayo de 2007, en una procesión de peregrinos de la Virgen de Fátima, en el santuario de Fátima (Portugal). EFE/Archivotelecinco.es
Un conocido y galardonado poeta británico, Simon Armitage, ha compuesto un soneto en recuerdo de la pequeña Madeleine McCann con motivo de los mil días de su misteriosa desaparición cuando veraneaba con sus padres en el sur de Portugal.
McCann aceptó el encargo, que le llegó de una amiga suya, Emma Loach, la cual trabajó con los padres de la pequeña, Gerry y Kate McCann, en un documental de televisión, tras reunirse con el matrimonio en su residencia de Rothley, en el condado inglés de Leicestershire.
"Hablamos de la noche en la que desapareció Madeleine, de aquellas horribles horas de oscuridad antes de que pudieran reanudar la búsqueda", declaró Armitage al diario "The Times", que publica hoy el poema.
Madeleine desapareció del apartamento de vacaciones que ocupaban sus padres en la localidad de Praia da Luz el 3 de mayo de 2007.
"Quieren mantener viva a Madeleine de muy distintas formas. Quieren continuar la búsqueda. Creo que quieren hacer por ella lo que haría cualquier padre", explica el poeta, según el cual "los McCann se muestran optimistas, un optimismo que se puede llamar esperanza".
"Y tienen fe. Son firmes católicos. He querido reflejar también (en el poema) esa sensación de encender una vela, de decir una oración, de mantener la esperanza", agrega Armitage.
Éste ha entregado a los MacCann una copia impresa del poema, que se subasta esta noche en un evento organizado para recaudar fondos para la campaña de búsqueda de la pequeña.
El soneto comienza así:
"Oscuridad, duda, profundidad creciente de un atardecer/la oscuridad llegando como llegó aquella noche/ la inmensidad eterna del espacio/reflejando el vacío interior/sombreando, coloreando, nublando la mente".