Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comunidad Valenciana seguirá atendiendo de la misma forma a los 30.000 'sin papeles' aunque no puedan pagar la factura

Una instrucción a los sanitarios indicará que "no se modifica nada" de su trabajo y no que tomarán medidas contra los objetores
El consejero valenciano de Sanidad, Luis Rosado, ha afirmado este viernes que se seguirá prestando la asistencia sanitaria a los 30.000 inmigrantes irregulares de la misma forma que hasta ahora a partir del sábado, cuando entra en vigor la norma del Ministerio de Sanidad por la que pierden su derecho a tener una tarjeta sanitaria, aunque no puedan pagar la factura que obligatoriamente se les remitirá por los servicios prestados.
Rosado, en rueda de prensa para hacer un balance de la actividad de los trasplantes en la Comunidad, ha afirmado que con la nueva norma "no cambia nada en la asistencia sanitaria", sino que la novedad es que la Administración "verificará" el modelo de aseguramiento de cada paciente y se emitirá la correspondiente factura en el que caso de que no tengan derecho a una asistencia gratuita. "Pero el que no pueda pagar la factura no pasa nada", ha garantizado.
En ese sentido, ha recalcado: "no vamos a ir contra las personas que no puedan pagar, la sanidad valenciana no hará de elemento recaudatorio. No. La Sanidad lo único que hace es Sanidad". De hecho, ha expuesto que aunque saben que "no van a recaudar nada", porque "no es una medida recaudatoria", lo que quieren es "evitar que quien pueda pagar abuse del sistema".
Rosado ha insistido en que cualquier persona que acuda a un centro de salud o a un hospital, como hasta ahora, será atendido. La única diferencia es que será la Administración la que se encargará de verificar si tiene derecho a la atención gratuita --los que tengan tarjeta SIP, todos los menores de edad, las embarazadas y las urgencias-- o no. Será el INSS el encargado de ello.
"NO SOMOS RECAUDADORES"
En estos casos, se emitirá la factura correspondiente que se exigirá aquellos que puedan abonarla para evitar abusos del sistema, pero ha insistido en que a los que no puedan pagar "nosotros no tenemos nada que decir porque no somos recaudadores".
Por ello, ha señalado que Sanidad no puede emitir una orden, como le reclaman los sindicatos, para "decir que todo queda igual", pero sí que va a remitir una instrucción a todos los profesionales médicos para aclarar "las malinterpretaciones" que se han hecho de sus palabras "en el sentido de que no se va a modificar nada, no van a hacer nada diferente".
Así, ha negado que los médicos objetores para atender a 'sin papeles' deban hacerlo en horario "extralaboral", como afirmó la secretaria autonómica de Sanidad, Nela García, el pasado 20 de agosto. Al respecto, ha apuntado, como médico que es,: "reconozco que la deontología me impide no atender a nadie. Tengo la obligación profesional".
En cualquier caso, ha recalcado que "no se va tomar" ningún medida contra los médicos que se declaren objetores de conciencia, entre otras cuestiones, porque "no hay nada contra lo objetar, no hay nada nuevo, no cambia nada".
ONGs
Asimismo, ha afirmado que "nunca dijo que las ONGs pagarían las facturas" de los inmigrantes irregulares sin recursos. "Ahora que les estamos restringiendo ayudas no les vamos encima a pedir dinero", ha apuntado. Rosado ha señalado que ayer mantuvo una reunión con el presidente de Cruz Roja en la Comunidad Valenciana, Fernando del Rosario, y mañana lo hará con los responsables de Médicos Mundi.
Rosado ha matizado que con sus declaraciones se refería no sólo a las ONGs sino también a las organizaciones gubernamentales que se encargan de los servicios sociales como la Consejería de Bienestar Social y los Ayuntamientos, que son "los que deben de velar porque conseguir que todas las personas que no tienen recursos tengan una situación de igualdad con el resto de personas que sí tienen recursos".
De hecho, ha señalado que se suscribirán convenios con estas organizaciones para identificar estos colectivos marginales y que "en determinados casos puedan hacerse cargo con los gastos que suponga poder recibir su tratamiento". "En ningún momento se ha plantado suprimir los elementos de ayuda a las personas que no tienen recursos", ha dicho.
De este modo, las ONGs y organizamos gubernamentales "van a hacer exactamente lo que venían haciendo hasta hora, que las personas que están por debajo del nivel de la pobreza estén en las mejores condiciones".