Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad seguirá con los planes para convertir el Carlos III en centro de larga estancia

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, ha afirmado este miércoles que el futuro del hospital Carlos III "está perfectamente definido" y se convertirá en un centro de media y larga estancia.
Así lo ha manifestado a los medios de comunicación antes de iniciar una visita al hospital de La Princesa y para subrayar que el ingreso del religioso Miguel Pajares por ébola en esta instalación no afecta a los planes de reconversión.
Rodríguez ha subrayado que en breve se adjudicarán las obras para su reconversión, como estaba contemplado en el plan de sostenibilidad, y la unidad de atención de enfermos infecciosos seguirá en La Paz.
El consejero ha detallado que el ingreso de Pajares en el Carlos III se decidió por "razones de evitar alarma social" ante el primer caso de ébola y porque las circunstancias propias del verano, con descenso de demanda asistencial, lo permitían.
En este sentido, ha asegurado que esta medida y el traslado de los pacientes del Carlos III a La Paz fue una "medida coyuntural" para tranquilizar a la población al entender que con ello se sentirían más seguros.
Por otro lado, ha añadido que se realizarán las labores de desinfección de la estancia en la que ha estado ingresado Pajares.
También ha subrayado que se han cumplido todos los protocolos para garantizar la "máxima seguridad" tanto en el ingreso como en el traslado del paciente que falleció ayer.
Además, Rodríguez ha explicado que el personal que atendió a Pajares se someterán a controles analíticos para asegurar que no han tenido contaminación por el virus.
El consejero ha explicado que está medida se realiza en virtud de dichos protocolos puesto que no hay "ninguna evidencia" de que tengan el virus. En este sentido, este control responde a que el periodo de incubación es de dos o tres semanas. "Harán su vida normal" ha apostillado.
Rodríguez ha dicho que las medidas de seguridad han garantizado la tranquilidad de la sociedad y que ha existido buena coordinación con el Ministerio de Sanidad.